domingo, 18 de agosto de 2019

The flower is a key (a rap for Mozart) - algunos documentos

Comparto algunos documentos relacionados con mi obra "The flower is a key (a rap for Mozart)", que compuse en el otoño del año 2001 por encargo de LOS 12 VIOLONCHELISTAS de la FILARMÓNICA DE BERLÍN. Falta agregar documentos sobre la versión para dos pianos.










Testimonio de Oídas




                                     TESTIMONIO DE OÍDAS


En el contexto del homenaje (22 de mayo de 2019) que la Sociedad de Autores y Compositores de México tuvo a bien hacerme con motivo del cincuentenario de la primera exposición pública de una obra musical de mi autoría, recuerdo que hace poco más de un año, RADIO UNAM me había invitado a realizar cuatro (4) programas dentro de su serie “Testimonio de Oídas” que, como se consigna en la página de Internet de esa estación radiofónica,  es una serie en la que se “escuchan diversas semblanzas autobiográficas en alternancia a obras musicales de reciente creación; en cada programa, se cuenta con la voz de los propios compositores”. (http://www.radio.unam.mx/programa_unam/testimonio-de-oidas/).

Los programas se empezarían a grabar el lunes 4 de junio, 2018, como me fue confirmado por su productora el día 17 de mayo, 2018.

El domingo 3 de junio, del mismo año, la productora me informó que no se iba a poder hacer la grabación, pues “le habían cancelado el estudio”. Se comprometió a comunicarse conmigo “en cuanto le fuera posible”. Al día de hoy, 12 de junio de 2019, aún no se ha comunicado. Mis distintos correos electrónicos y Whatsapp indagando al respecto, quedaron todos sin respuesta alguna.

Comparto la tarjeta en la que la productora del programa, con su puño y letra, me especificó algunos detalles de esa serie.




lunes, 12 de agosto de 2019

Música de Concierto de México, S. C., nueva Mesa Directiva

En la Asamblea General Ordinaria celebrada el día de hoy, lunes 12 de agosto de 2019, se eligió la nueva Mesa Directiva de Música de Concierto de México, S. C., para el periodo 2019-2022, la cual quedó conformada de la siguiente manera:

PRESIDENTE:  Sergio  CÁRDENAS
SECRETARIA:  María Luisa SOLÓRZANO
TESORERO:     Abraham CABRERA
PRIMER VOCAL:  Lucía ÁLVAREZ
SEGUNDO VOCAL:  Arturo MÁRQUEZ
TERCER VOCAL: Francisco VILLEGAS
CUARTO VOCAL: Miguel Ángel GOROSTIETA


 de izq a der: Francisco Villegas (3er Vocal), Miguel Ángel Gorostieta (4to Vocal), Lucía Álvarez ,(1er Vocal), María Luisa Solórzano (Secretaria), Sergio Cárdenas ( Presidente), Abraham Cabrera (Tesorero) y Arturo Márquez (2do Vocal). Aquí en la Toma de Protesta, hoy 12 de agosto de 2019.

La referida Asamblea tuvo lugar en la Casa Alfonso Esparza Oteo, de las instalaciones de la Sociedad de Autores y Compositores de México, S de GC de IP, de la Ciudad de México.

domingo, 4 de agosto de 2019

Con la Sexta Sinfonía, "Patética", de CHAIKOVSKI.




No son pocas las emotivas vivencias que he tenido conduciendo la enjundiosa Sinfonía No. 6, en si-menor, "Patética", op. 74,  de P. I. CHAIKOVSKI.  Fue la primera de las grandes sinfonías que tuve por suerte dirigir cuando debuté profesionalmente en Alemania, al frente de la hoy Staatsphilharmonie Rheinland-Pfalz, de Ludwigshafen. Conduje la obra en mi concierto inaugural como Director Artístico de la Orquesta Sinfónica Nacional de México, en el Palacio de Bellas Artes, el 16 de mayo de 1979. Asimismo, en el concierto en el que debutó en México el magnífico violinista Gidon KREMER, en 1980. He tenido el gran privilegio de conducir esta poderosa obra en mis travesías con las orquestas sinfónicas de Hof (Alemania), Cairo (Egipto), la Filarmónica del Bajío y la de Querétaro (México) así como al frente de otros organismos orquestales de Alemania y México. Comparto aquí algunos de los documentos que dan cuenta de esta para mí tan significativa relación con esta extasiante obra chaikovskiana.







miércoles, 31 de julio de 2019

Un Requiem Alemán (Brahms) - críticas

"Un Requiem Alemán" (Ein deutsches Requiem), de J. BRAHMS, ha sido una obra que he tenido cerca de mi corazón por muchos años. La conduje por primera vez en la primavera del año 1980, en el marco del Festival Brahms que programé con la Orquesta Sinfónica Nacional de México, en el Palacio de Bellas Artes (CdMx). Esa exposición constituyó el estreno (mundial) de mi traducción al español de tan significativa obra.

Un año después, tuve la maravillosa oportunidad de dirigirla en la hermosa ciudad polaca de Cracovia, con el magnífico coro y la excelente orquesta de la Radio Nacional Polaca de esa ciudad. Una "probadita" de ese, para mí memorable concierto, se puede escuchar en
https://www.youtube.com/watch?v=F0wdv3Rd5Hs&t=114s
En esa ocasión, como se puede apreciar en la grabación, la obra se cantó en alemán.

Diez años después, en Guanajuato, con la Filarmónica del Bajío y en el marco del Festival Internacional Cervantino, volví a exponer la obra en mi traducción al español.

En los conciertos presentados en español. conté siempre con la excelente colaboración del Coro Oratorio, de la A.M.E.N., coro al que se unieron el del Conservatorio Nacional de Música y el Convivium Musicum.

Comparto aquí críticas publicadas sobre los conciertos en Polonia y en Guanajuato,






Primeras críticas en México


Se trata de las primeras críticas que se publicaron sobre conciertos que conduje en la Ciudad de México y en las ciudades veracruzanas de Xalapa y Coatepec, en julio de 1977. Esos conciertos constituyeron mi debut profesional en México en tanto que director sinfónico.

sábado, 27 de julio de 2019

Un instrumento del sonido para manifestarse



Un instrumento del sonido para manifestarse
por Sergio Cárdenas*

Un músico compositor sabe que lo que comunmente se llama la voz de la Musa es, en realidad, el dictado del sonido; que no es el sonido su instrumento, sino él el medio utilizado por el sonido para manifestarse. No obstante, por mucho que pueda pensarse en él (muy adecuadamente, por cierto) como una especie de ser vivo, el sonido no es capaz de elecciones éticas.
Una persona se pone a componer música por diversas razones: para ganarse el corazón del ser amado; para expresar su actitud ante la realidad circundante; para reflejar su estado de ánimo en un determinado momento; para dejar —tal es al menos su intención— alguna huella en este mundo. Lo más probable es que recurra a esta manera de manifestarse (a través del sonido) por razones inconscientemente miméticas: el negro y vertical coágulo de la notación musical en el papel pautado le debe de recordar su propia situación en el mundo, el equilibrio entre el espacio y su cuerpo. Pero al margen del mayor o menor efecto que produzca en sus lectores lo surgido de su lápiz, la consecuencia inmediata de esta empresa es la sensación de entrar en contacto directo con el sonido, o, más exactamente, la sensación de quedar sometido a una inmediata dependencia respecto del sonido, a todo lo que con él se ha expresado, escrito y conseguido.
Tal dependencia es absoluta, despótica, pero también liberadora. Pues, aun siempre de más antigüedad que el compositor, el sonido sigue poseyendo la colosal energía centrífuga conferida por todo el tiempo que tiene por delante. Y este potencial temporal no solo queda determinado cuantitativamente por el tamaño del campo geográfico en el que el sonido en potencia queda plasmado en el papel pautado sino por la calidad de la música que se escriba en ese papel pautado.
El compositor es el medio de supervivencia de la música. Uno, que compone música, dejará de existir; y también quien la escucha. Pero la notación musical que simboliza la música, ha de permanecer; no sólo porque durará más que el hombre que la escribió, sino también por la mutación que el fenómeno musical va manifestando con el paso del tiempo.
Sin embargo, quien compone una pieza musical,  no lo hace porque pretenda alcanzar la fama en la posteridad, aunque suela albergar la esperanza de que su obra le sobreviva, al menos durante un tiempo. Quien compone una pieza musical lo hace porque el sonido lo inspira a ello, si no es incluso que el sonido le va dictando sonido por sonido.
Por lo general, al empezar una pieza, uno no sabe qué curso va a tomar, y muchas veces uno mismo es el primer sorprendido, pues a menudo el resultado es mejor de lo esperado, a menudo el pensamiento lo lleva a uno más lejos de lo que creía. Y ese es el momento en que el sonido se yergue como futuro, invade el presente.
Existen, como sabemos, tres modos de conocimiento: el modo analítico, el modo intuitivo y el modo de los profetas bíblicos, la revelación. Lo que distingue  la composición musical de otros géneros literarios es su utilización de los tres modos a la vez (aunque sobre todo del segundo y del tercero). Los tres, en efecto, se dan en el fenómeno sonoro; y hay ocasiones en que, mediante un simple sonido, una simple progresión melódica o armónica, el compositor se ve llevado allí donde no ha estado nadie antes que él, quizá incluso más lejos de lo que él mismo deseaba.
Quien compone una obra musical lo hace, sobre todo, porque el plasmar esos sonidos potenciales  en el papel pautado,  es un extraordinario acelerador de la conciencia, del pensamiento, de la comprensión del universo. Una vez experimentada tal aceleración, ya no se puede renunciar a repetir la experiencia; establecemos una dependencia total con este proceso, al igual que otros con las drogas o con el alcohol. A quien establece esta especie de dependencia con el sonido es, supongo, a quien llamamos compositor musical.

* a partir de un texto de Joseph Brodsky

©SergioIsmaelCárdenasTamez; Ciudad de México; el 16 de mayo de 2019.

                     


viernes, 5 de julio de 2019

...tamaulipeco de clase mundial.


El domingo 30 de junio de 2019, la periodista AMPARO G. BERUMEN publicó el siguiente artículo en su columna dominguera de EL SOL DE TAMPICO.



Sergio Cárdenas, tamaulipeco de clase mundial  
                                                                          AMPARO BERUMEN                 

                                               
   Ayer sábado celebró Sergio Cárdenas 50 años como compositor musical. Ya lo había anunciado él con sus palabras: “El 29 de junio de 2019, estaré celebrando el cincuentenario de la primera exposición pública de una obra musical de mi autoría. La lista de quienes se han aventurado a exponer obras musicales mías es larga y ancha: me honra mucho, me mueve al agradecimiento perenne por tan enorme distinción”. Y comparte nombres de solistas, directores, orquestas y ensambles de Suiza, Alemania, Italia, Francia, Rusia, Polonia, España, Egipto y, por supuesto México. El catálogo de sus composiciones abarca casi las 120 obras para diversas combinaciones instrumentales y/o vocales que, en su mayoría, han sido estrenadas con éxito en Alemania, Austria, Italia, Polonia, Suiza, Estados Unidos, Bélgica, Egipto y México. Asimismo, otras tantas han sido grabadas por agrupaciones extranjeras y ensambles nacionales.
   En Junio de 1969 Sergio Cárdenas estudiaba en la Escuela de Música Sacra del Seminario Teológico Presbiteriano, recibiendo la invitación de la Directora a dirigir el coro y a estrenar una pieza de su autoría en la ceremonia de graduación, decidiéndose él por la más reciente: “Oh, sálvame, Dios de amor”. Y aquí empezó la historia cincuentenaria…
   Sergio Cárdenas nació en Ciudad Victoria, Tamaulipas. En 1975 fue titulado con Mención Honorífica en Dirección Orquestal, por la Escuela Superior de Música Mozarteum (hoy Universidad de la Música), de Salzburgo, Austria. Es el único mexicano que ha ocupado la dirección titular de organismos sinfónicos de Alemania, Austria, Egipto y México. Fue director artístico de la Orquesta Sinfónica Nacional de México, de 1979 a 1984, cuando apenas tenía 27 años cariñosamente le decían Gerber von Cárdenas en clara alusión a Herbert von Karajan. Ya en 1986 fundó Sergio Cárdenas la hoy Filarmónica de Querétaro.
   Su actividad como director huésped y/o titular de orquestas le ha permitido exitosas experiencias en África, América, Asia y Europa, ante orquestas y públicos de más de 20 países y con ensambles tan reconocidos como las Filarmónicas de Munich y Stuttgart, la Staatskapelle Weimar, la Philharmonia Orchestra de Londres, así como giras internacionales al frente de orquestas de Alemania, Polonia, Lituania, Egipto y México. Como compositor musical, el catálogo de Sergio Cárdenas rebasa el centenar de obras, muchas de ellas estrenadas con éxito en Alemania, Austria, Italia, Polonia, Suiza, USA, Bélgica, Egipto y México.
   Sí. Fue en 1969 cuando se escuchó por primera vez en público una obra de este compositor mexicano nacido en Tamaulipas. Entre los intérpretes más connotados de sus obras se cuentan Sir Simon Rattle, Guadalupe Parrondo, Los 12 Violonchelistas de la Filarmónica de Berlín, la Orquesta Sinfónica Nacional de México, así como diversas orquestas, conjuntos corales y solistas de Alemania.
   Y nos cuenta Sergio Cárdenas: “En los albores de mi devenir en tanto que director sinfónico (al frente de la Sinfónica de la hoy Universidad de la Música “Mozarteum”, de Salzburgo, Austria), me llenaba de emoción el entusiasmo con el que los jóvenes integrantes de ese ensamble, que en la gran mayoría eran alemanes y/o austriacos, llegaban a nuestros ensayos para abordar obras de “sus” compositores. Tocábamos muchas obras de Mozart, el héroe local, alternando con páginas célebres de Bach, Beethoven, Schubert y Brahms. El entusiasmo de “mis” músicos era en verdad contagiante entre ellos mismos, hacia mí, y hacia el público que nutrido asistía a nuestros conciertos. Les oía decir uno al otro: “¿Te das cuenta? ¡Estamos tocando Mozart!” Y me quedaba yo con la impresión de que ese hecho, en lo aparente insignificante, constituía de igual manera una contribución a su crecimiento interior, una ampliación de su dignidad cultural, una reafirmación de la grandeza de un legado musical, legado que lo sentían muy suyo: una propiedad ciertamente intangible que los identificaba.
  “Cuando asumí la dirección artística de la Orquesta Sinfónica Nacional de México, descubrí, de golpe, una suerte de carencia, quizá de dimensión escandalosa, en relación con esa que en su momento fue la más alta posición musical de México: mi conocimiento de la música sinfónica de México era casi nulo. Y eso estando justo al frente del organismo que más música mexicana tenía en su repertorio. Inicié, entonces, una travesía que me llevó de asombro en asombro al ir descubriendo un corpus musical contundente, variado, de gran riqueza, con gran expresividad y con un sello distintivo: ese corpus sonoro me descubría la grandeza de México”.
   El Festival Internacional Cervantino encargó a Cárdenas, para su edición número 34, la composición de la obra BEETHOVEN VISITA MÉXICO, para solistas vocales, solistas instrumentales, coro mixto y orquesta sinfónica, la cual fue estrenada mundialmente con enorme éxito en la ciudad de Guanajuato el 20 de octubre de 2006, bajo la conducción del compositor. En junio de 2007, Cárdenas asume la presidencia de Música de Concierto de México, S. C.
   Los estrenos mundiales más recientes de obras de su autoría han tenido lugar el 4 de marzo de 2009, en la imponente Sala de Conciertos de la Filarmónica de Berlín, Alemania, cuando Los 12 Violonchelistas de la Filarmónica de Berlín tocaron su pieza HUAPANGOS. El 12 de octubre del 2009, en el Teatro Metropolitano de Tampico, Zoltán Mácsai y la Filarmónica de Cámara de Polonia, conducidos por el compositor, estrenaron GUARDIÁN DE TU SOLEDAD, en el marco del Festival Internacional Tamaulipas. El 21 de mayo de 2010, en el Teatro Amalia del Centro Cultural Tamaulipas de Ciudad Victoria, la Orquesta Sinfónica de la Escuela Nacional de Música-UNAM, conducida por Cárdenas, tocó el estreno mundial de su obra sinfónica BOLEROS SIN PALABRAS, para los Festejos del Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución Mexicana. Los 12 Violonchelistas de la Filarmónica de Berlín tuvieron a su cargo el estreno en el continente asiático de HUAPANGOS, en conciertos realizados en Corea del Sur, Japón, Taiwán y Vietnam entre el 1 y el 11 de julio de 2010. En Octubre de este mismo año Sergio Cárdenas recibió de la Sociedad de Autores y Compositores de México, el reconocimiento “Trayectoria 25 y más”.
   Sergio Cárdenas se hizo acreedor a un homenaje nacional de parte del Festival Internacional de Otoño de Matamoros, Tam., en octubre de 1996. El Festival Internacional Tamaulipas reconoció sus méritos a través del homenaje nacional que le brindó en octubre de 2003. Por su parte, el H. Congreso del Estado de Tamaulipas lo distinguió con el más alto reconocimiento que se otorga a los ciudadanos tamaulipecos, al imponerle la “Medalla Luis G. de Arellano 2007” y escribir su nombre con letras doradas en el Muro de Honor del recinto legislativo. En esta ceremonia celebrada el 23 de mayo de 2007 en el citado recinto, Sergio Cárdenas dijo:
   “… Ha sido el sentido, el rumbo de la música, de la gran música, lo que ha marcado mi vida. Referirse a la música es referirse a la suprema manifestación humana, que a través de los sonidos permite la identificación con el cosmos, manifestación cuya esencia es de índole divina y, por ende, es sublime por inaprehensible, universal por verdadera, irresistible por bella. Pero también es una fugacidad que nos brinda atisbos de eternidad, es una fragilidad poderosa, es una aventura del espíritu en los ámbitos de la abstracción, es, parafraseando a la psicoanalista francesa Julia Kristeva, “el tiempo y el espacio en el que el ‘yo’ se concede el derecho a ser extraordinario”.

Tampico, Tam; el 30 de junio de 2019.
        amparo.gberumen@gmail.com

                

                               video:    https://www.youtube.com/watch?v=HbLy3b9LthA
         

domingo, 16 de junio de 2019

Con una intensidad cautivadora...




El 16 de junio de 1996, evaluando lo que podría organizar para mi cumpleaños el día siguiente, decidí invertir la tradición: en lugar de estar a la espera de los regalos, emprendí la composición de una obra para coro mixto, misma que sería mi regalo a todos con motivo de mi cumpleaños. Así, en un par de horas, nació "Dios te bendiga", para coro mixto, usando el texto de la conocida "Bendición Aarónica", como se lee en el Libro de los Números 6:24-26:

"Dios te bendiga, Dios te dé protección; Dios haga resplandecer su rostro sobre ti; Dios tenga de ti misericordia y vuelva su rostro a ti. Y Dios te conceda la paz.'"

La pieza, marcada con el número 40 en el catálogo de las obras musicales de mi autoría, se estrenó justo una semana después, en el Auditorio "Josefa", de Querétaro, Qro., con la Filarmónica de Querétaro y los Coros "Convivium Musicum" y de la entonces Escuela Nacional de Música-UNAM.


Poco tiempo después, tuve oportunidad de dirigir un concierto de la Sinfónica de Xalapa; al negociar el programa, solicité que fueran incluidas dos obras corales mías: “Poor Soul” y “Dios te bendiga”, en las que participara el Coro de la Universidad Veracruzana. La administración de la orquesta me proporcionó una copia del audio de la grabación en vivo del concierto, que se llevó a cabo en el Teatro del Estado. De regreso a casa, hice una copia del audio de “Dios te bendiga” y la envié a mi madre, en Cd. Victoria, Tam.

En una de las conversaciones telefónicas que tuve con ella, de repente me dijo:

-“Oye, no voy a volver a escuchar el disco (compacto) que me enviaste con la obra de
     coro”.

Me quedé muy sorprendido, pensando que, quizá, la obra había sido tan de su desagrado, que había decidido no escucharla de nuevo. Tras unos segundos, pregunté:

-       “pero, ¿porqué, mamá?”

Contestó:

-       “Pues mira: a media mañana, al terminar de lavar los trastes, barrer y trapear, decidí sentarme en la sala a escuchar tu disco. La pieza del coro me gustó de inmediato, pero conforme avanzaba, mi presión arterial empezó a subir muchísimo, al punto que, en cierto momento, sentía como que ya no podía respirar más…¡y apagué el tocadiscos! Ni siquiera la pude terminar de oír! Por eso te dije que no la volveré a oír.”

Confieso que, quizá movido por el morbo de mi ego, me sentí muy halagado porque entendía que la pieza tenía una tremenda fuerza expresiva, muy compacta (la pieza dura escasos 6 minutos) y contundente.  Conociendo a mi madre, que con frecuencia emitía, desde su intuición, juicios certeros y demoledores sobre las distintas exposiciones musicales que compartía con ella, mi satisfacción creció pues la pieza había logrado impactar el espíritu de alguien tan musicalmente exigente como lo era mi madre.

En las distintas ocasiones que he presentado esta pieza, las reacciones han sido muy similares, a veces idénticas. Una que me conmovió mucho, fue la exposición que hizo, de memoria, el Coro A Capella, de la Sinfónica de El Cairo (Egipto): ese coro, integrado por 80 jóvenes musulmanes, cantó esta pieza, con texto de origen judío, pero en español, desde el fondo de su corazón, con una intensidad cautivadora y arrebatadora.

Pero luego he pensado: ¿no será que esa fuerza expresiva de la pieza constituye un serio posible problema de salud, si es escuchada sensiblemente por personas con debilidades cardiovasculares???

©SergioIsmaelCárdenasTamez, 2019.


jueves, 30 de mayo de 2019

Entrevista en LA DIGNA METÁFORA


En las páginas 4 y 5, de la edición no. 7, correspondiente a mayo de 2019, del mensuario LA DIGNA METÁFORA, que dirige VÍCTOR ROURA, aparece la entrevista que tuvo a bien hacerme el periodista JOSÉ DAVID CANO, entrevista que aquí comparto.




miércoles, 1 de mayo de 2019

Passio secundum Joannem






Pasión (Sufrimiento) de nuestro señor Jesucristo, según San Juan, BWV 245,

de J. S. BACH (1685-1750).

 

Passio Domini nostri Jesu Christi secundum Joannem

 

Traducción al español y adaptación de

©Sergio Ismael Cárdenas Tamez, Guanajuato, Gto., 1990

 

PRIMERA PARTE

 

PRÓLOGO

1.- Coro

            ¡Dios, Dios, Dios  ¡Señor nuestro! ¡Dios, Dios, Dios

Señor nuestro, cuyo nombre en todo el mundo se honra!
¡Dios, Señor nuestro, cuyo nombre en las naciones se honra!
Muestra a través de tu pasión, que tú, el verdadero Hijo de Dios, por siempre
y aún en la más grande bajeza, ¡honrado eres!


PRENDIMIENTO DE JESÚS


2.   Recitativo

·    EVANGELISTA.
"Y cruzó Jesús con sus discípulos el arroyo Cedrón, y había un jardín al cual entró con sus discípulos.Pero Judas, quien lo traicionó, también fue al jardín, n’el cual muy seguido se reunía Jesús con todos sus discípulos.
Pero Judas, quien había traído a un grupo de hombres que le enviaron los fariseos y sumos sacerdotes, fue hasta allí con antorchas, lámparas y con armas. Mas como Jesús sabía todo lo que le sucedería, fue a su encuentro y así les dijo:"

·    JESÚS.
"¿A quién buscáis?"

·    EVANGELISTA.
Y le respondieron:
     3.- Coro:
       " Jesús de Nazaret"

4.   Recitativo
·    EVANGELISTA
Y Jesús les dijo:


·    JESÚS
"Yo Soy"

·    EVANGELISTA
También Judas, quien lo traicionó, ‘staba con ellos.
Y cuando Jesús les dijo “Yo Soy”, retrocedieron y al suelo cayeron.
Entonces les preguntó otra vez:

·    JESÚS.
¿A quién buscáis?

·    EVANGELISTA
Y respondieron:

5.   Coro
            Jesús de Nazaret
6.   Recitativo
·    EVANGELISTA:
Y Jesús respondió:
·    JESÚS
Ya os dije que yo soy,
Si a mí me buscáis, dejad que estos se vayan.

7.   Coral
!Oh, gran amor!
!Oh inconmensurable amor que te ha traído a esta vía de martirio.!
Yo los placeres del mundo he probado..y tú, los dolores.

8.   Recitativo
·    EVANGELISTA.
Y así se cumplió la Escritura que decía:
“De aquellos que me diste, a nadie yo he perdido.”

Y Simón Pedro tenía una espada y la sacó; con ella al criado del sumo sacerdote golpeó y le cortó una oreja. Y su nombre era Malco.
Y Jesús dijo a Pedro:

·    JESÚS
¡Guarda tu espada en la funda!!
¿No he de beber la copa que mi padre me ha dado?

9.   Coral

Sea hecha, oh Dios, tu voluntad
n’el cielo como en la tierra.
Danos paciencia en el dolor y sumisión en el amor.
Aleja de nos todo lo que no acata tu voluntad.

JESÚS ANTE ANÁS Y CAIFÁS. LAS NEGACIONES DE PEDRO

10.   Recitativo

·    EVANGELISTA.
Entonces aprehendieron a Jesús los soldados y los criados de los judíos y lo llevaron a Anás, de Caifás el suegro, quien era el Sumo Sacerdote.
Y fue Caifás quien dijo a los judíos que sería bueno que un hombre muriera por el pueblo.

11.   Aria (contralto)
Para desatarme del embrollo de mis pecados, a mi Salvador amarran.
Para curarme de todos mis achaques él se deja herir.

12.   Recitativo
·    EVANGELISTA
Simón Pedro siguió a Jesús y también otro de sus discípulos.

13.   Aria (soprano)
También yo te sigo con pasos gozosos,
No te dejaré, mi vida, mi luz.
Mi paso apresuro sin desistir,
Y así estar contigo y en ti solazarme.
Si, deja que me acerque a ti y esté contigo.

14.   Recitativo

·    EVANGELISTA.
Y ese discípulo conocía al Sumo Sacerdote y entró con Jesús a su palacio.
Pero Pedro se quedó afuera. Entonces, aquel discípulo, el que era conocido en el palacio, salió, habló con la portera y trajo consigo a Pedro. Entonces la portera le dijo a Pedro:

·    DONCELLA.
¿Acaso no eres uno de los suyos?

·    EVANGELISTA.
Y dijo:

·    PEDRO
¡No lo soy!

·    EVANGELISTA
Estaban allí los soldados y los criados que habían hecho una fogata, pues hacía frío y se calentaban. Pedro se paró junto a ellos y también se calentaba.
Pero el Sumo Sacerdote preguntó a Jesús sobre sus discípulos y su doctrina.
Y Jesús le respondió:

·    JESÚS
Con libertad y abiertamente he hablado yo todo el tiempo. He enseñado en la sinagoga y en el templo, qu’es donde los judíos se reúnen. Y nada he hablado en secreto. ¿Por qué me preguntan a mí? Pregunta a aquellos que oyeron lo que yo les he enseñado; lo que yo les dije, lo deben de saber

·    EVANGELISTA
Más cuando dijo esto, uno de los criados que estaba junto a él, dio a Jesús una
    bofetada y dijo:

·    CRIADO
¿Así contestas al Sumo Sacerdote?

·    EVANGELISTA
Más Jesús le respondió:

·    JESÚS
¿Acaso yo hablé mal?
¡Comprueba que así fue! Más si no fue así, ¿porqué me golpeas?

15.   Coral
¿Quién te ha golpeado Señor y con tormentos, tal malestar te dio?
Tú no eres pecador tal como nosotros tú desconoces lo que es el mal.

Yo con mis pecados, que tantos son como granos de arena de la mar,
soy quien ha causado los golpes que recibes y todos los tormentos.

16.    Recitativo
·    EVANGELISTA
Y Anás lo envío amarrado al Sumo Sacerdote, Caifás. Pero Pedro seguía calentándose, y entonces le dijeron:

17.    Coro
¿No eres tú uno de los suyos?

18.    Recitativo
·    EVANGELISTA
Más Pedro lo negó y les dijo;

·    PEDRO
¡No lo soy!

·    EVANGELISTA
Dijo uno de los siervos del sumo sacerdote, un amigo de aquel a quien Pedro le había cortado la oreja.

·    CRIADO
¿No te vi con él en el jardín?

·    EVANGELISTA
Pero Pedro lo negó otra vez y el gallo cantó.
Y Pedro se acordó de lo que dijo Jesús; salió y lloró amargamente.

19.    Aria (tenor)
Alma mía, ¿a dónde te has de ir para encontrar contento?
¿Me quedaré o huiré y dejaré tras mí a las montañas?
En el mundo no encuentro paz y hay dolor en mi corazón por mi gran error,
pues el siervo ha negado a su Señor.

20.   Coral
Pedro en su inconsciencia a su Dios negó
 y lloró con amargura cuando él lo vio. 
Mírame, también a mi, Jesús, y guíame,
Si en mí pecado ves, toca mi conciencia.

                                                                               FIN DE LA PRIMERA PARTE

 

NDA PARTE

                 SEGUNDA PARTE
21.   Coral
Cristo, nuestro Salvador, ningún mal él hizo.
Por nosotros cual ladrón fue aprehendido.
Los incrédulos lo llevaron, falsamente lo acusaron y lo vejaron,
lo golpearon como dice la Escritura.

JESÚS ANTE PILATO


22.    Recitativo
·    EVANGELISTA
Llevaron a Jesús de Caifás hasta el Pretorio. Era temprano. Mas no entraron al Pretorio para no contaminarse y así poder comer la Pascua.
Entonces Pilato salió y les dijo:

·    PILATO
¿Qué acusación tenéis contra este hombre?

·    EVANGELISTA
Respondieron a Pilato diciendo:

23.    Coro
Si no fuera éste un malhechor, no lo hubiéramos entregado a ti.

24.    Recitativo
·    EVANGELISTA
Les dijo entonces Pilato:

·    PILATO
Llevároslo pues, juzgadlo conforme a vuestra ley.

·    EVANGELISTA
Más le respondieron los judíos:

25.    Coro
¡Nosotros no debemos matar!

26.    Recitativo
·    EVANGELISTA
En eso se cumplió la palabra que Jesús habló cuando dijo de qué muerte había          de morir.Y entró Pilato otra vez al Pretorio y a Jesús llamó, y le dijo:

·    PILATO
¿Eres tú el Rey de los Judíos?
 
·    EVANGELISTA
Y respondió Jesús:
·    JESÚS
¿Dices esto por ti mismo u otros te han dicho esto de mí?

·    EVANGELISTA
Pilato le respondió:

·    PILATO
¿Soy yo un judío?
Tu pueblo y los Sumos Sacerdotes te han entregado a mí.
¿Qué es lo que has hecho?

·    EVANGELISTA
Y le respondió Jesús:

·    JESÚS
Mi Reino no es d’este mundo. Si d’este mundo fuera mi reino, mis soldados
 pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos. Pero mi reino no es               d’este mundo.

27.   Coral
¡Oh Rey grandioso, grand’en todo tiempo!
¿Qué puedo hacer para ser siempre más fiel?
Ningún humano ha pensado como he de pagarte.

Con mis sentidos no puedo expresar de tu compasión, la justa contraparte.
¿Qué haré para qu’en digna acción te pueda compensar tu gran bondad?

28.    Recitativo
·    EVANGELISTA
Habló Pilato y le dijo:

·    PILATO
¿Entonces eres un Rey?

·    EVANGELISTA
Y Jesús respondió:

·    JESÚS
Tú lo has dicho, “Yo soy un Rey”
Para esto he nacido y venido al mundo:
para dar testimonio de la verdad.
Quien es de la verdad, escucha y oye mi voz

·    EVANGELISTA
Y Pilato le dijo:

·    PILATO
¿Qué es la verdad?

·    EVANGELISTA
Y habiendo dicho esto, otra vez fue a los judíos y así les dijo:

·    PILATO
No encuentro culpa en él,
Empero, tenéis una costumbre: que yo a uno os suelte.
¿Queréis pues que yo al Rey de los judíos os suelte?

·    EVANGELISTA
Y todos entonces gritaron diciendo:

29.    Coro
¡No a este, a este no, sino a Barrabás!

30.    Recitativo
·    EVANGELISTA
Barrabás era un ladrón. Tomó Pilato entonces a Jesús y lo azotó.

31.   Arioso (bajo)
Contempla alma mía con todo tu dolor,
con amargura y corazón oprimido,
tu dicha más grande en sus dolores.  Por ti,
las espinas que le hieren florecen como flores del cielo.
Tú puedes mucha dulzura tomar de su amargura.
Entonces, míralo sin cesar.

32.   Aria (tenor)
Contempla como su espalda ensangrentada se asemeja al amplio cielo.
Allí, después que ya las olas de nuestra iniquidad se hayan disipado,
el más hermoso arcoíris aparecerá como prueba de la gracia de Dios.

33.   Recitativo
·    EVANGELISTA
Y los soldados le pusieron una corona d’espinas en su cabeza
 y un manto de púrpura diciendo:

34.    Coro
¡Salve, caro Rey de los judíos!

35.    Recitativo
·    EVANGELISTA
Y diéronle bofetadas. Entonces Pilato salió y a ellos dijo:

·    PILATO
Ved, yo os lo vuelvo a traer para que veáis que no encuentro culpa en él.

·    EVANGELISTA
Volvió Jesús a salir portando su corona de espinas y el manto de purpura.
Y Pilato dijo:

·    PILATO
¡He aquí el hombre!

·    EVANGELISTA
Y al verlo, los Sumos Sacerdotes y la multitud, gritaron diciendo:

36.   Coro
¡Crucifícale!

37.    Recitativo
·    EVANGELISTA
Entonces les dijo Pilato:

·    PILATO
Llevároslo pues y crucificadle, pues yo no encuentro culpa en él.

·    EVANGELISTA
Y los judíos respondieron así:

38.   Coro
Tenemos una ley tras la cual él debe morir, pues él mismo se ha hecho Hijo de Dios.

39.    Recitativo
·    EVANGELISTA
Al oír Pilato esto, diole mas temor y entró otra vez al Pretorio y dijo a Jesús.

·    PILATO
¿De dónde vienes?

·    EVANGELISTA
Más Jesús no le respondió
y hablole Pilato otra vez:

·    PILATO
¿Tú no me contestas?
¿Es que no sabes que tengo poder para crucificarte y para dejarte libre?

·    EVANGELISTA
Jesús respondió:

·    JESÚS
Ningún poder tuvieras sobre mí si el poder no te fuese dado de arriba,
por eso quien me entregó a ti, ése tiene más pecado.

·    EVANGELISTA
Entonces Pilato empezó a pensar como liberarlo.

40.   Coral
Con tu prisión, Hijo de Dios, la libertad nos diste.
De no aceptar tú tu prisión, la nuestra hubiera sido eterna.

41.    Recitativo
·    EVANGELISTA
Gritaron los judíos diciendo:

42.    Coro
Si tú a este dejas ir, no eres amigo del César.
Pues quien se hace rey a sí mismo, está contra el César.

43.    Recitativo
·    EVANGELISTA
Al oír Pilato esto, a Jesús volvió a sacar, y sentóse en el Tribunal,
en el lugar que se llama: “Enlosado”, pero en hebreo “Gabbath.”
Era la preparación de la Pascua, como a la hora sexta, y a los judíos dijo:

·    PILATO
Mirad, este es el Rey vuestro:

·    EVANGELISTA
Y así le gritaron:
44.   Coro

¡No es él! ¡No es él! ¡No es él! ¡crucifícale!

     45. Recitativo
·    EVANGELISTA
Y Pilato les dijo:

·    PILATO
¿Debo yo a vuestro Rey crucificar?

·    EVANGELISTA
Le respondieron los Sumos Sacerdotes:

46. Coro
¡No tenemos otro Rey sino al César!

47. Recitativo
·    EVANGELISTA
Entonces Pilato se los entrego para que le crucificaran.

LA CRUCIFIXIÓN

Tomaron ellos a Jesús y se lo llevaron.
Cargó su cruz y fue hacia el lugar que se llama Calvario, el cual en hebreo se llama “Gólgota”

48.Aria (bajo)
Corred, id, almas oprimidas y de vuestro martirio escapad.
¿A dónde? Id al Gólgota.
De la fe tomad las alas, volad.
Si, al monte de la cruz, donde encontraréis consuelo.

49. Recitativo
·    EVANGELISTA
Fue allí donde le crucificaron y con él a otros dos a ambos lados,
más Jesús estaba en medio,
También Pilato hizo un rótulo que colocó en la cruz y que rezaba:
 “Jesús Rey de Nazaret, Rey de los Judíos”

Este rótulo leyeron muchos judíos, pues cerca de la ciudad estaba el lugar donde Jesús crucificado fue. Y estaba escrito en hebreo, griego y en la lengua latina.
Entonces los Sumos sacerdotes dijeron a Pilato:

50. Coro
No escribas Rey de los Judíos,
Más escribe que él dijo:
“Yo soy el Rey de los judíos”

51. Recitativo
·    EVANGELISTA
Pilato les dijo:

·    PILATO
Lo que yo mismo he escrito, eso escrito queda.

52Coral
Mi corazón se goza sólo en tu nombre y cruz,
Qu’en en todo tiempo posan sobre mi corazón,
A la hora de la muerte, con todo su dolor,
tú cruz, Señor, presente , alivia mi sufrir.

REPARTO DE LOS VESTIDOS

53.Recitativo
·    EVANGELISTA
Los cuatro soldados que a Jesús habían crucificado,
tomaron sus vestidos y los repartieron entre ellos mismos,
a cada quien su parte.También su túnica la cual no tenía costura, de una sola pieza era. Entonces hablaron entr’ellos:

54. Coro
En lugar de repartírnosla, la suerte en ella echemos para ver de quien será.

55.Recitativo
·    EVANGELISTA
En eso se cumplió la Escritura donde dice:
“Han repartido entre ellos mis vestidos y sobre mi túnica la suerte echado”
Eso hicieron los soldados.

JESÚS Y SU MADRE

·    EVANGELISTA
Y junto a la cruz de Jesús estaba su madre y la hermana de su madre,
María mujer de Cleofas y María Magdalena.
Y Jesús vio entonces a su madre y con ella al discípulo que amaba
 y habló él a su madre.

·    JESÚS
Mujer, mira, he ahí tu hijo.

·    EVANGELISTA
Y después dijo al discípulo:

·    JESÚS
Mira, he ahí tu madre

56.Coral
Todo contempló Jesús en su última hora.
De su madre se ocupó, protección le dio.
Hombre: Haz sólo el bien, ama a Dios y al prójimo.
Date a eso sin temor y no te aflijas.

57.Recitativo
·    EVANGELISTA
El discípulo la recibió en su casa.

MUERTE DE JESÚS

Tras esto, Jesús, quien sabía que todo consumado estaba,
para que se cumpliese la Escritura, dijo:

·    JESÚS
Sed tengo

·    EVANGELISTA
Y había un vaso con vinagre,
mas ellos impregnaron una esponja con vinagre y la pusieron en un hisopo.
Y así se la acercaron a la boca.
Y Jesús, tras haber tomado el vinagre, dijo:

·    JESÚS
¡Consumado es!
58.Aria (contralto)
¡Consumado es!
Consuelo de las afligidas almas.
La noche fatal llegó,a su hora última llegó.
¡El héroe de Judá venció!
¡Ya la batalla con poder venció!
¡Consumado es!

59.Recitativo
·    EVANGELISTA
E inclinando su cabeza expiró.

60.Aria y Coral (bajo y coro)

·    Bajo: Mi Salvador, quiero indagarte. Por cuanto fuiste crucificado y también dijiste: “Es consumado”: ¿Me has librado de la muerte? ¿y con tu muerte y dolor tengo yo garantizado el reino del cielo ¿y del mundo la redención alcanzaste
(solo a ti quien me perdona.) No puedes hablar de tanto dolor. Hablas e inclinando la cabeza, en silencio dices: Si.

·    Coral:
Cristo, el que muerto fue….sólo a ti miraré
                     ¡Oh, Señor amante! Dame lo que tu ganaste, es lo que deseo.

61 .Recitativo
·    EVANGELISTA
Y he aquí, el velo del templo se partió en dos piezas, de arriba hasta abajo
y la tierra tembló, y las rocas se partieron, y las tumbas se abrieron
   y resucitaron muchos santos

62.Arioso (tenor)
Mi alma, mientras el mundo entero la pasión de Cristo llora.
El sol también de luto se cubre, se rompe el velo, las rocas se parten,
la tierra tiembla, las tumbas se abren, pues ven a su Creador en agonía.
¿di, pues, que es lo que vas a hacer?

63.Aria (soprano)
Disuélvete, mi alma, en ríos de llanto y alaba al Altísimo,
cuéntale al mundo y al cielo tu dolor: tu Jesús ha muerto.
         
LA LANZADA
64.RECITATIVO
·    EVANGELISTA
Como era el día de la preparación,  para que no quedaran en la cruz los cuerpos durante el sábado (pues era un sábado muy solemne) a Pilato pidieron los judíos que les quebraran las piernas y que de la cruz los bajaran.

Vinieron los soldados y quebraron las piernas del primero
 y del otro que con él estaba crucificado, más cuando llegaron a Jesús y vieron que el ya había muerto, no le quebraron las piernas
y uno de los soldados traspasó su costado con una lanza;
al instante agua y sangre salió.
Y el que lo vio, el da testimonio y su testimonio es cierto,
Pues el mismo sabe que dice la verdad, para que en ella creáis.
Sí, todo sucedió para que la Escritura se cumpliese:
 “Ni un solo hueso de él quebrareis” ;
y dice en otra Escritura:  “Mirarán al que traspasaron”

65.Coral

!OH, permite Hijo de Dios
Que por tu dolor siempr’esté sumiso y el mal evite!
Ya tu muerte ponderé y en su causa medité.
Aunque pobre y débil soy  ¡con gratitud te ofrendo!

LA SEPULTURA

66.Recitativo
·    EVANGELISTA
Después pidió a Pilato, José de Arimatea, quien también discípulo era
(secretamente, por miedo a los judíos) le dejara bajar de Jesús el cuerpo.
Y Pilato se lo concedió. Entonces fue y retiró el cuerpo de Jesús;
fue también Nicodemo, quien antes por la noche a Jesús había ido con una mezcla de unas cien libras de mirra y aloe.
De Jesús, el cuerpo tomaron y lo envolvieron con los aromas en vendas,
como acostumbran los judíos sepultar.
Y había un huerto allí, donde Jesús fue crucificado
y en el huerto una tumba en donde nadie había sido sepultado.
Y ahí pusieron a Jesús, por el día solemne de los judíos, pues esa tumba estaba cerca.

67.Coro
Descansad ya, santísimos despojos, para que yo no llore más …
y a mí, dejadme descansar.
La tumba que se destinó para ti, do ya no hay lugar para el dolor,
el cielo me abrió y el infierno cerró.


EPÍLOGO
68.Coral
Señor permite que el día final
lleven al seno de Abraham tus ángeles mi alma.
Y que mi cuerpo repose así, sin sufrimiento y sin dolor,
hasta que tú lo despiertes
¡Oh que alegría esa será cuando mis ojos te puedan ver
mi Salvador, Hijo de Dios, y en tu trono sentado estés!
Señor Jesús, escúchame: ¡Quiero alabarte siempre!