martes, 5 de enero de 2021

En el 90º cumpleaños de ALFRED BRENDEL

 https://es.wikipedia.org/wiki/Alfred_Brendel. 

El magnífico pianista Alfred BRENDEL se ha destacado, asimismo, como poeta. Descubrir esa faceta de él me causó gran alegría e incrementó mi admiración a su aportación musical. Comparto unos poemas de la autoría de este preclaro músico quien, también en su poesía, manifiesta su profundidad artística y "delicioso" sentido del humor.


El asesinato de Mozart

 

Cuando Mozart fue asesinado

nadie imaginó

ni siquiera Haydn

que había sido nadie menos que Beethoven

quien cometió tal abominable acto

 

Durante un día de campo

mientras Mozart

de jugar al burro

sobre el prado descansaba

se acercó Beethoven

disfrazado de Salieri

deslizándose sin ruido cual gato

y vertió veneno en el oído

del creador de la Pequeña Música Nocturna

 

Aquí hay que mencionar

que en la vida de Beethoven

había un secreto celosamente guardado:

Beethoven era NEGRO

Y Mozart LO SABÌA

Tras uno de los famosos conciertos

de Fortepiano de Beethoven

se oyó a Mozart decirle a media voz a Süssmayr

"Pa' ser negro no toca del todo mal"

 

Ahora estaba recostado

y el veneno fluía en sus venas

Riendo furibundamente en sus adentros

el joven malhechor abandonó el lugar

en posesión total de la tonalidad de do-menor

que a partir de esa hora

nadie se la discutiría jamás.

 

(De: Kleine Teufel, Pequeños Diablos, 1999)

 

Traducción desde el alemán original de

© Sergio Ismael Cárdenas Tamez,

Ansbach, 25 de febrero, 2005.


Repentinamente se volvió fácil

perderse

en el amor

Un día

uno se busca

y nada encuentra

de cualquier manera no ahí

donde uno supondría

es decir  en uno mismo

así, uno debe

haberse salido de sus casillas

pero no apresurado

sino ligero y contento

sometido a una nueva

y paradójica gravedad

que

gravitando en el espacio

atrae hacia sí

a los astronautas del sentimiento:

cabeza y corazón.



Traducción del alemán original de

(c) Sergio Ismael Cárdenas Tamez

Ansbach, 12 de agosto, 2004.

 

Brahms 


Cuando por la noche aparece el fantasma

y merodea alrededor del piano

entonces sabemos

que Brahms ha venido


Eso no sería malo

si el olor a puro

no dejara la sala de música apestosa por días


Peor aún es ciertamente

su manera de tocar el piano

Este barullo de acordes y octavas dobles

despierta hasta a los niños de su sueño profundo


“Otra vez Brahms”

se quejan

y se tapan los oídos

Malhumorado y humeante

se queda el piano

cuando Brahms se levanta


“Brahms”

dice varias veces

con lamentosa voz de tenor

antes que él se largue.


Traducción del alemán original de © Sergio Ismael Cárdenas Tamez,

Ansbach, el 11 de febrero de 2004. 



Los Tres Tenores

 

Cuando Christo empacó a los tres tenores

un silencio perverso cayó sobre el mundo civilizado.

Asentados en las agudas regiones del Falsetto,

un par de sonidos suplicantes, apenas audibles,

atravesaron la arpillera de los amantes de  la ópera

a los pies de la Scala, quienes los registraron

medio enojados y medio jubilosos

mientras, por la situación, quedó en misterio

el origen de un ensordecedor y solitario sonido agudo.

Sin embargo, se puede sospechar que ese agudo cantado

habría que agradecérselo al más corpulento

y ubicado en el centro de las tres celebridades,

cuyo perfil como de momia

repentinamente se tambaleó

mientras de manera simultánea

el enviado del país más libre del mundo

encontró duras palabras que expresaron la preocupación

de su gobierno por el perjuicio y amordazamiento

de tal afán comunicativo.

 

Como próxima meta de viaje

estaría la inminente empacada en plástico gris

de Robert Wilson y de Peter Sellars

a media altura de la Catedral de Colonia

para que todos los amantes de la ópera

los puedan ver.

 

(del libro: Kleine Teufel)

Traducción desde el alemán original de

© Sergio Ismael Cárdenas Tamez, 

México, D.F., el 2 de junio, 2005





 



domingo, 3 de enero de 2021

Un homenaje a MOZART, con la Filarmónica del Bajío, en 1991.

 

                                                                       En Irapuato, Gto.






De la época con la CAIRO SYMPHONY ORCHESTRA

                                                            El Homenaje a OCTAVIO PAZ 






                                                                      La gira a CHINA




                                                                  El Concierto Inaugural







viernes, 1 de enero de 2021

Joseph BRODSKY: El 1 de enero de 1965

 Del poeta ruso, Premio Nobel de Literatura en 1987:

JOSEPH BRODSKY 

(1940-1996)


El 1 de enero de 1965 

(En el destierro en Noreskaia) 


Los magos se olvidarán de tu domicilio. 

Ninguna estrella brillará sobre tu cabeza. 

Sólo oirás el viento que, como otrora, 

llorará ronco en la ventana. 


Arrojas la sombra, cansado, ciego, 

apagas la vela, te acuestas, 

pues los días y no las velas, son aquello 

que el calendario te promete. 


¿Qué es eso? ¿Tristeza? Pudiera ser. 

De memoria me sé el refrán. 

Se repite siempre. Una rima. 

En el futuro deberá seguirse repitiendo. 


Deberá hacerse oír en el momento del muérete ahora 

como gratitud de los ojos y de la boca 

a aquello que mudo fuerza nuestra vista 

a irse lejos tiesamente. 


Luego, silencioso, echas una mirada a la pared: 

el calcetín sigue vacío. Eso fue todo. 

Y entendiste: dede hace mucho que 

la avaricia es la garantía de lo que es la vejez. 


Es demasiado tarde para creer en milagros. 

Alzas la vista al cielo, vives. 

De pronto sientes con claridad: tú mismo 

eres el regalo. 


Traducción de © Sergio Ismael Cárdenas Tamez, de la versión vertida al alemán por Ralph Dutli desde el ruso original. Ansbach, el 5 de enero de 2003..



jueves, 31 de diciembre de 2020

DYMA EZBAN: El último día del año 2020.

                                                                        DYMA EZBAN

EL ÚLTIMO DÍA DEL AÑO 2020 

A todos los que nos protegieron y están en la Eternidad… 

Tuvieron que transcurrir 364 días 
para encontrar el fin del último día. 

El hombre pisó una huella y esa huella lo pisó. 
Un año confinado como siendo esclavos del aire, 
donde lo vivo se tira en información 
y el cansancio de contar al último hombre, gime. 

Donde los amigos se despiden de nadie 
y la muerte se encuentra para seguir muriendo. 

Afuera la piedra se ancla en su silencio, 
la planta crece verde a la orilla del alma 
y el animal, en su indiferencia, es inmortal. 

¿Seguir confinados o salir a buscar cuerpos sin rostro? 
¿Seguir abrazados sin cuerpo o lamer palabras sin voz? 

Confunde el ruido de seguir inmóvil, 
ahora se sabe que el sol no saldrá algún día, 
que la luna será un hueco en el fondo del ojo, 
esperando que el tiempo nuevo se disipe en polvo 
y la existencia agazapada nos espere en su ataúd. 

¿Lo humano está en peligro?... 
pero, siempre ha estado en peligro. 

Hoy, el último día del año, 
los astros en su horizonte cumplen su círculo, 
la hormiga camina en un espacio sin astros 
y el polvo cae de la noche a la piel. 

Donde cada hoy tiene su último ahora, 
su último llamado en su último cerrojo… 

Porque lo que lo hizo abrir, 
es lo mismo que lo hará cerrar… 



Dyma Ezban: poeta guanajuatense; *1959, León, Gto.

viernes, 25 de diciembre de 2020

ELVIRA GASCÓN en ZOONGOLICA, Ver (México)

 Entre 1980 y 1988, la gran pintora ELVIRA GASCÓN pintó 8 murales en la Parroquia de San Francisco, de Zoongolica, Veracruz (México). Ella me contó con vehemencia, por aquellos años, lo entusiasmada que estaba en hacer ese proyecto. Pintó un mural cada año. Como la gran conocedora que era de la Biblia, su maravillosa obra tiene alto contenido teológico-exegético, amén, desde luego, de lo altamente artístico de su creación.

Las fotos que aquí comparto, se pueden ver en flick, en este vínculo:

https://www.flickriver.com/photos/eltb/sets/72157623439029435/ 















Más información en:   https://www.galeriafreijo.com/es/artistas/states-y-fondos/elvira-gascon 

jueves, 10 de diciembre de 2020

La Sinfónica "Estanislao Mejía" en el YOUNG EURO CLASSIC 2016

 El programa de mano del triunfal concierto ofrecido por la impetuosa Orquesta Sinfónica "Estanislao Mejía", de la Facultad de Música-UNAM, en el festival internacional de las mejores orquestas sinfónicas juveniles, YOUNG EURO CLASSIC, de Berlín, Alemania. Esto sucedió el 2 de septiembre de 2016, en la Sala Principal de la Konzerthaus, de la capital alemana.

Mi agradecimiento al Mtro. Francisco VIESCA, entonces Director de la Facultad de Música-UNAM, y a la Rectoría de la UNAM, gracias a cuyos apoyos fue posible esta histórica participación.

Y, desde luego, mi agradecimiento y felicitación a los talentosos jóvenes que lograron ser seleccionados por un riguroso jurado, para integrar esta orquesta de proyección internacional, poniendo muy en alto el nombre musical de México en una de las grandes capitales musicales del mundo.















martes, 24 de noviembre de 2020

La Dra. PATRICIA ROITMAN sobre "La propia manera de oír el mundo", libro de Sergio Cárdenas.

 

El miércoles 18 de noviembre, 2020, a las 19 h, en la plataforma del Museo de la Ciudad de Querétaro (México), se llevó a cabo una presentación virtual de mi libro LA PROPIA MANERA DE OÍR EL MUNDO. 

Comparto aquí las apreciaciones expuestas en esa ocasión por la Dra. Patricia Roitman:



La propia manera de oír el mundo. Textos Diversos. 

Del músico, compositor, director de orquesta y un largo etcétera…nuestro amigo Sergio Cárdenas. 

Editado en septiembre de 2020 y cuyo Blog: Onomatopeya de lo indecible, es su génesis.


Entre tantos pasajes en los que me detuve al estar oyendo el mundo que Sergio Cárdenas nos comparte como propio, que tiene una singularidad rítmica por vívida, una sonoridad honesta por generosa, entre tantos pasajes que señalé subrayando- porque es una práctica irreverente que hago con los libros, mediante algún lápiz o cosa similar-  me detuve en una pregunta.  Como la transeúnte que fui en mis primeros años en Querétaro, oriunda del cono sur, Querétaro en los 90 era un territorio para una jovencita (jaj) si no extraño, sí distante. Sin embargo, al recorrerla preguntándome sobre ella, o yo en ella, en esta ciudad, sobre todo en sus andadores, llenos de bugambilias, con su cantera rosa y esa sensación que da la humedecida vereda del verano, quizás podía adentrarme sin sentir la extrañeza o la distancia.  


Y así, caminando y como si sostuviera un paraguas, mi cuerpo dispuesto en la pausa mirando alguna bugambilia de esos andadores, me detengo. Subrayo leyendo una pregunta que mi querido amigo y maestro Sergio Cárdenas formula después de un apartado denominado ¿qué es eso de “compón bonito?, apartado que culmina así:  ¿Qué espera uno pues, de la música? La espera requiere reflexión, pero además sosiego, paciencia. La espera es algo que no puede responderse, pero quizás sí ejecutarse. Ejercerse. Practicarse. 


Esta cualidad cuyo ascendente valoro, puede entonces ayudarnos a comprender la espera en su proceso. Me explico: esta ciudad se volvió para mí y muchos otros hoy amigos, compañeros, colegas, habitantes durante años, gracias a Sergio Cárdenas, en una declinación de la espera: se volvió esperanza. Entonces no sólo agradezco estar aquí hoy en un 2020 tan insospechado, sino agradezco que usted haya estado aquí alentando con su batuta la espera esperanzada de los encuentros que sigue propiciando hoy su escritura (como relato y música), su estar en el mundo, que nos sigue dando luz, un sentido, un camino. 


Un libro es entre otras cosas algo que despierta, evoca, recuerda, dice, anuncia. Es equiparable quizás a la música. Pero su sonoridad está dada como es este caso, por la presencia de quien escribe en forma de narrador que interroga, que cuenta con humildad su experiencia con/por/desde la música. También del maestro que enseña, que investiga, que comparte. 


El libro es un viaje desde Alemania a Tamaulipas, y viceversa, pasando por El Cairo, Viena, Querétaro, Oaxaca y una vasta  geografía que no repara en tantos lugares como personas, como mundos por conocer. Un mundo que comparte desde el título del libro: la propia manera de oír el mundo. La evocación del nombre invita a pensarnos en Otras formas de oír la música, como posible mundo, como posibles otros. Y al escuchar los relatos que se leen se genera en el cuerpo la sensación elocuente de la música a la cual siempre, como alumna, me invitó. Recuerdo al maestro Sergio Cárdenas decirnos que la música está compuesta de sonido y de silencio, en esos silencios hay pausas necesarias que nos conducen a contemplar oyendo, mientras escuchamos. 


Oír es implicarse cuando se interviene en el mundo para escucharnos mejor. En este sentido este libro hay que oírlo para leer su música, sumergirnos en las provocaciones e interpretar el don de la escucha, tan olvidado. 


Dialogar hoy es seguir en la música, y estar cantando de otras formas (¡menos ma!), entonando, tratando de ¡dar la nota!, implicándome con este tránsito parecido a una navegación que sabotea la inmovilidad de la pandemia. El maestro Sergio Cárdenas insiste en varios pasajes sobre las vibraciones corporales, la presión arterial como latencia de lo intraducible, por ejemplo. 


De esta forma el cuerpo vive no sólo si se lee, sino que el libro es una especie de sugerencia permanente a conocer más, a escuchar lo que es señalado prolijamente en las direcciones de youtube que el autor transcribe para que oigamos su mundo, su propia forma de oírlo. Entonces, parece un juego de símbolos que entrelazados por el mundo de lo tecnológico (en todas sus expresiones), moviliza. 


Literalmente, mientras leía, imaginaba algunos pasajes de algunas obras que menciona como también en la invitación a conocerlas….los audífonos y el YouTube dictaron algunos pasos para el ejercicio del espíritu, también para el que alimenta el recuerdo tan singular, de fuerza y entrega que tuve el honor de experimentar en los ensayos… jamás se me olvidará su mirada. 


Por ello puedo decir que conocí como si alguien me hubiese presentado a alguien, la música como esperanza, porque había un lugar en ese Querétaro que se presentaba en ese momento para mí como inhóspito; había un lugar porque comencé a sentarme en los ensayos en el Auditorio Josefa Ortíz de Dominguez. Podría decir sin ningún riesgo a exagerar, la música no solo me atrapó, me contuvo, dio sentido. Y tuve la fortuna de hacerlo a través de ver dirigir y luego ser dirigida, guiada, enseñada, por Sergio Cárdenas. Puedo decir, que así me he vuelto a sentir cuando leo sus relatos, guiada, con su pasión puesta en ellos, en donde nuestro maestro nos sigue compartiendo. 


Por ello tampoco exagero si menciono que en este caso, los exilios son contenidos gracias a la música. Incluso uno puede recurrir a ella sin sonido, siempre con pausa, tarareando. Pero es justo eso lo que no es posible traducir; algo que marca el primer relato de su libro.  Me imagino a Walter Benjamin leyendo en sus múltiples exilios, recurriendo a ella, la música, como un refugio que permite que el cuerpo vibre. Es tan fuerte entonces esto que las sensaciones son intraducibles porque es lo materno, una lengua que tiene un lugar propio y desde el cual todos podemos sentir menos orfandad. El libro es una especie del cuidado procurado, creado en seguramente tantas esperas. Por ello nos dice Cárdenas que la música no es extranjera, radica en el corazón; en ella hay espontaneidad precisión, naturalidad y contundencia. 


Entonces la traducción es inútil, pero intentamos una y otra vez lo inútil como esa forma inasible de los días, de la existencia que jamás será traducción, sino experiencia: “Oír hacia dentro del sonido” como le enseñó su maestro Celibidache, si escuchas el sonido hacia adentro: todo se pone en su lugar. Entonces me imagino que el exilio es un lugar sin música hacia afuera, pero sí hacia adentro en donde cabe todo. En donde el mundo se inventa. En donde yace la palabra impronunciable pero decible en otras lenguas. Entonces el exilio se diluye.  


La arteria que palpita, la congoja en la panza…como una verdad allí. Escuchar para oír otra forma de mundo, por fuera de este que inventamos, mejor ese propio que no lo es tanto, generoso por hospitalario. Y allí está envuelto como un regalo para todos, para ser oído y no leído, o ambas. Que se invente un mundo para oírle y que al hacerlo renazca un mundo, esa fuerza materna, eso es lo que Sergio Cárdenas logra. 



Dra. Patricia Roitman Genoud

- Licenciada en Sociología y Maestra en Psicología Social (Facultad de Ciencias Políticas y Sociales y Facultad de Psicología), por la Universidad Autónoma de Querétaro, Querétaro, México.
- Doctora en Ciencias de Educación, Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza, Argentina.
Premio Posgrado de la Facultad de Filosofía y Letras, Universidad Nacional de Cuyo. 2020.

- Profesora de Tiempo Completo Categoría VII. Adscrita a la Facultad de Ciencias Naturales, Universidad Autónoma de Querétaro. Cuenta con perfil deseable y fue becaria PRODEP 2016- 2019.
- Miembro del Cuerpo Académico Consolidado Procesos Socioeducativos. Línea de investigación: Educación, desarrollo comunitario e identidad.

- Docente de la Licenciatura la Licenciatura en Nutrición/área poblacional y comunitaria (FCN); licenciatura en Innovación y Gestión Educativa (LIGE/FPSIC); Especialidad en Gestión para el Desarrollo Comunitario (FCPYS),; Maestría en Ciencias de la Nutrición Humana (FCN) y en Ciencias de la Educación (FPSIC). Invitada en diversos posgrados nacionales e internacionales.

- Miembro del Comité Editorial de la Revista Saberes y Prácticas (UNCUYO) y de la Revista Mexicana de Psicología Social (SOMEPSO).
- Miembro Asociado al Consejo Mexicano de Investigación Educativa (COMIE). Línea de trabajo Prácticas educativas en espacios escolares y Educación, desigualdad social e inclusión, trabajo y empleo.

Proyecto de Investigación

Polivalencia y comunidad: miradas en diálogo plurisdisciplinar. FNV202002 Investigadora Independiente en el PICTO-UNCUYO, 2016-2021, Mendoza, Argentina.

Algunas publicaciones

- Roitman, Patricia. La Escuela Albergue como analogía de los comunitarios.En:GregorioValera-Villegasy Gladys Madriz (Eds).Imaginar la escuela hoy. Ejercicios filosóficos y pedagógicos latinoamericanos. Caracas, Ediciones Del Solar, 2020, pp.299-314. ISBN: 978-980-18-1167-1
- Roitman, P. Ibarra , L y M. Gutiérrez (2018). Práctica escolar y afectividad educativa. Revista SOMEPSO Vol.3, núm.1, enero-junio.
- Roitman, Patricia. Fronteras Borrosas. Las formas inconclusas de la identidad. FUNDAP 2012. México.





La FGR presentará a Pascoe Aguilar ante la JFCA

 

No se presentó Pascoe Aguilar en la JFCA

SE INSTRUYE A LA FGR PARA QUE LO PRESENTE


   El 23 de noviembre, 2020, debió haber tenido lugar la audiencia en la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje (CdMx), para la que fue citado Samuel Pascoe Aguilar, a fin de que ratificara los infundios que espetó en mi contra en febrero, 2018, infundios  en los que, finalmente, la señora que despacha en la Dirección de la Facultad de Música-UNAM, se basó para, con la arbitrariedad que le es característica, rescindir mi relación laboral con la UNAM, lo cual consumó el 6 de marzo de 2018.


   En un escandaloso alarde de impunidad, la susodicha señora, ella sola, acusó, juzgó y rescindió, violentando cualquier cantidad de artículos constitucionales, leyes federales y reglamentaciones universitarias. Sabemos bien que haciendo eso, ella goza la vida.


   Como quedó documentado en el acta que se levantó en la Audiencia del 23 de noviembre, 2020, la Actuaria de la JFCA confirmó que el pasado 5 de noviembre, 2020, entregó al tal Pascoe el citatorio referido.  Al ignorar deliberadamente ese citatorio, la JFCA  procedió con lo que en esos casos estipula la Ley Federal del Trabajo: girar oficio a la Fiscalía General de la República para que, con uso de la fuerza pública, presente al referido Pascoe el próximo 29 de enero, 2021 ante la JFCA, a fin de cumplir con el procedimiento legal que establece la demanda que he presentado contra la UNAM por el mencionado despido injustificado.


   Esta “estrategia” de hacer caso omiso de los citatorios expedidos por la JFCA por parte quienes deben ratificar sus mentiras en contra mía,  es coherente con el propósito sádico, tan propio de Frenk Mora, de meter al proceso en el túnel del tiempo: su interés, que es obvio, es dañarme.


  Con ello, Frenk Mora, no contenta con abonar con dolo a la dilatación del juicio en la JFCA que, como expresé, me daña de manera directa, también daña, de paso, a los supuestos “testigos” que ella inventó y que por mor del abogadillo que la representa, los ha obligado a presentarse ante la JFCA. Con lo sucedido el 23 de noviembre, 2020, al expediente de Pascoe se agregará su desacato del citatorio y, además, quedará el antecedente de que ya fue buscado por la fuerza pública de la Fiscalía General de la República como resultado de su desacato a la autoridad. De ese tamaño es la desfachatez frenkista.


   Sin embargo, conociendo el rastrerismo que distingue a Pascoe, seguramente estará considerando que con su desacato, “queda bien” con su jefecita, para evitar, quizá, que lo corra de la Sinfónica "Estanislao Mejía" ante el desastroso rendimiento que ha demostrado ahí en los dos años y medio recientes.  


   En fin, son tiempos de un renovado concepto de felicidad en la FaM-UNAM , concepto en el que los manotazos, los gritos, los arrebatos histéricos y la impunidad, están a la orden del día. Ya se entrenaron en ello cuatro (4) años; ahora se perfeccionarán en los próximos cuatro (4) años. ¡Felicidades!