domingo, 29 de octubre de 2017


PÍA: Una Calaverita para Sergio Cárdenas

Por Allá por el Norte, región del Mictlán,
Mictlantecuhtli y Mictlancíhuatl deciden,
de Sergio Cárdenas,
sus huesos preciosos buscar ...

Zan Zan Zan le cantan
pa’ ver si su tonalli lo abandona,
pero el gran Tochihuitzin
de su sueño resucita
y a los Señores recita:

“Zan tontemiquico
Zan tocochitlehuaco
Ah nelli, ah nelli,
Tinemico in tlalticpac.
Xoxopan xihuitl
Ipan tochihuaca “

(Sólo hemos venido a dormir,
sólo hemos venido a soñar:
No es verdad, no es verdad
que venimos a vivir en la Tierra.
Nos vamos haciendo cual hierba
en cada primavera)

y sin más, un desfile de séptimas
aumentadas, disminuidas, sensibles
con todas sus invertidas sonoridades,
a los Señores del Mictlán confunden ...

cantan voces, cada una su sentir,
los violines como de metal se escuchan,
mientras los bajos repiten:
¡ No es verdad, No es verdad !

Era tal el universo sonoro que se escuchaba
que Tonatiuh empezó,
al Mictlán iluminar,
y todos bailaban y cantaban
con la cadera moviendo,
al son de Huapangos,
bien contentos,
de que a su Cárdenas,
los Señores del Mictlán
en su primavera dejaran,
un año más !!!



y     https://www.youtube.com/watch?v=vo0OZQpAKe8                    

© PÍA2017.

martes, 3 de octubre de 2017

La OSEM-UNAM en DVD de EuroArts

El 2 de septiembre de 2016, la ORQUESTA SINFÓNICA "Estanislao Mejía", del proyecto YOUNG EURO CLASSIC de la Facultad de Música-UNAM, participó, por segunda ocasión, en el prestigiado festival internacional de las mejores orquestas sinfónicas juveniles YOUNG EURO CLASSIC, brindando un concierto espectacular en la esplendorosa Sala Principal de la Konzerthaus, de Berlíon, Alemania.
Espectacular y estruendosamente aplaudido fue ese memorable concierto que refrendó el éxito similar alcanzado en la participación que la OSEM-UNAM tuvo tres años antes (26 de julio de 2013) en la misma Sala.
El público berlinés premió con largos, cálidos y entusiastas aplausos la oferta musical que se le brindó en ambas ocasiones. Los dos conciertos destacaron por la preponderancia de la presencia de la música orquestal de autoría mexicana y la notable participación de solistas mexicanos.
El concierto del verano de 2016, fue transmitido en directo vía streaming, a nivel mundial,  por el prestigiado canal franco-alemán ARTE-TV. En el otoño de ese mismo año, ARTE-TV transmitió, ya en su programación cotidiana, una selección de los conciertos que grabó en Berlín el verano anterior en el marco del YEC. En esa transmisión, la presencia de la OSEM-UNAM se distinguió porque fue la que ocupó más tiempo del programa: aprox. 20 minutos, de los 60 que duró el programa.
En el verano de 2017, ARTE-TV, en colaboración con el YEC y la empresa EuroArts Music International, lograron la edición de un DVD que incluye una selección de cinco (5) de las orquestas participantes en la edición 2016 del YEC. La OSEM-UNAM fue incluida en esa selección, dedicando, de nuevo, el mayor tiempo del DVD a la participación de la OSEM-UNAM.
La selección incluye las piezas HUAPANGOS, de mi autoría, así como la documentación de la grandiosa colaboración que tuvimos en el joven tenor ALAN PINGARRÓN, quien brilla en sus emotivas exposiciones de dos de las canciones mexicanas más emblemáticas: "Gratia Plena" (melodía original de Mario Talavera sobre un poema de Amado Nervo, en la versión-fantasía de mi aurotía) y "Dime que sí" (melodía de Alfonzo Esparza Otero, en la versión orquestal de David Pérez).
No puedo ocultar mi enorme entusiasmo al ver a los muy talentosos jóvenes músicos mexicanos triunfar en la meca musical alemana. Se trata, qué duda cabe, de un talento que por sí mismo ha logrado el reconocimiento internacional que, por ahora, queda documentado en esta afortunada edición en DVD de EuroArts Music International.
Mis entusiastas y plenas de agradecimiento felicitaciones a quienes han participado en las triunfales presentaciones que la OSEM-UNAM ha tenido en el festival YOUNG EURO CLASSIC: todos han sentado precedentes altos que deben ser motivo de orgullo nacional y aliciente a continuar con la dedicación y entrega al grandioso arte de la música. Hago votos porque esa honda huella que han dejado las experiencias berlinesas, nos motive asimismo a estar cada día más orgullosos de las grandes páginas musicales que han creado nuestros compatriotas. ¡Enhorabuena!

                                                      Portada y contraportada del DVD

                                                             El DVD en su estuche

                                               pag. 2 y 3 de folleto que acompaña el DVD

                                               pag. 6 y 7 del folleto que acompaña el DVD

                                             La OSEM-UNAM y ALAN PINGARRÓN, en
                                           la Sala Principal de la Konzerthaus, de Berlín, el
                                                          2 de septiembre de 2016.


sábado, 30 de septiembre de 2017

Oratorio ELÍAS, de F. MENDELSSOHN

                                                          CONCIERTO  DE   ACOPIO

                                  En el cotidiano REFORMA (CDMX), el 3 de octubre, 2017.


ELIAS
Oratorio basado en textos del Antiguo Testamento
Música de
FELIX MENDELSSOHN – BARTHOLDY
( op. 70)

(Expuesto por primera vez en el Festival de Música de Birmingham, Inglaterra,  el 26 de
agosto de 1846 bajo la dirección del compositor).

La obra se canta en español. Traducción y adaptación hechas por Sergio Cárdenas, basadas en el texto alemán original. Narración extraída del Primer Libro de Reyes.

                                                                 Marcos  HERRERA


Marcos HERRERA, barítono
 Luis Isaias SANTIAGO, narrador
Evelyn  Natalia  MORA , niña soprano

COROS:  
Convivium Musicum (Dir. Víctor Luna)
Canticum Novum (Dir. Nahum Aquino)
de la UAM-Iztapalapa (Dir. Angélica Ramírez)
Niños y Jóvenes Cantores de la FaM-UNAM (DIR.  Patricia Morales)
R. Peralta (Dir: Noemí Mendoza)
Monte Sinaí (Dir. Edith Ruiz)


Orquesta Sinfónica “Estanislao Mejía”, de la Facultad de Música-UNAM
Director Concertador: Sergio CÁRDENAS


                                                      Intermedio al terminar la Primera Parte

Primera Parte

Introducción al reinado de Ajab ( 874-853 A. C. )

Narrador           Ajab, hijo de Omrí, comenzó a reinar en Israelel año treinta y ocho de Asá, rey de
                          Judá.  Ajab, hijo de Omrí, reinó sobre Israel en Samaría veintidós años. Ajab, hijo de
                          Omrí  hizo el mal a los ojos de  Yahvéh más que todos los que fueron antes que él.
                          Lo de menos fué haber seguido los pecados de Jeroboam, hijo de Nebat,
sino que, además tomó por mujer a Jezabel, hija de Ittobaal, rey de los sidonios, y se fue a servir a Baal postrándose ante él.  Alzó un   altar a Baal en el santuario de Baal que edificó en Samaría. Hizo Ajab el cipo y aumentó la  indignación de Yahvéh, Dios de Israel, más que todos los reyes de Israel que le precedieron.
Elías tesbita, de Tisbe de Galaad, dijo a Ajab:

LA GRAN SEQUIA

El anuncio del castigo                                                                                                                                  Elías

Vive Jehová, Dios de Israel, a quien sirvo yo:
He aquí no habrá en estos años rocío ni lluvia,
hasta que yo de mi voz.



Obertura                                                                                                                                                    Orquesta

1.- Coro                                                                                                                                     El Pueblo de Israel

Jehová, ¿habrás tú de destruirnos?

La siega ha pasado,
el verano terminó…
y no llegó ayuda alguna.

¿Quiere Jehová ya no ser Dios en Sión?

Los ríos desaparecen
y se secan manantiales;
de sed, al paladar se   
pega la lengua del niño.

Ya los pequeños piden pan
Mas no hay alguno que se los comparta.


2.- Dueto con Coro                                                                                                                        Pueblo de Israel

¡Dios, oye nuestra oración!
Sión extiende sus manos ya
sin encontrar consuelo alguno.
¡Dios, oye nuestra oración!

3.- Narrador                                                                                                                                                                                   
¡Desgarrad vuestros corazones y no vuestros vestidos!
Pues vuestro pecado hizo que Elías cerrara el cielo por orden de Dios
Retornad, pues, al Señor vuestro Dios;
pues es clemente
compasivo
paciente
y de gran bondad.
Él sufre si castiga.                

“Si de todo corazón me buscas,
ciertamente habrás de hallarme”,
ha dicho Dios.

4.- Coro                                                                                                                                         Pueblo de Israel

Mas el Señor no la vió, de nos se burla:
La maldición nos ha llegado,
nos perseguirá hasta matarnos.

“Pues yo el Señor, tu Dios,
soy un celoso Dios que castigo
el pecado de los padres en los hijos,
hasta en la cuarta generación
de los que me odian.
Mas tengo misericordia
por mil generaciones
Con los que me aman y mis mandamientos
guardan”.


ESCENA EN EL TORRENTE DE KERIT


5.- Narrador

                                       Fue dirigida la palabra de Yahvéh a Elías diciendo:  “Elías, sal de aquí  y
                                       vete al oriente y escóndete en el torrente de Kerít, que está al este del
                                       Jordán.  Beberás del torrente y a los cuervos encargaré que te sustenten
                                       allí. Hizo según la palabra de Yahvéh y se fue a vivir en el torrente de Kerit
que está al este del Jordán. Los cuervos le llevaban pan por la mañana y carne por la tarde y bebía del torrente.


6.- Coro                                                                                                                                         Coro de ángeles

El enviará sus ángeles y ordenará
que te cuiden en todos tus caminos,
que te lleven en sus manos,
y que tu pie no tropiece en piedra.


ESCENA EN SAREPTA DE SIDON


7.- Narrador:                    Al cabo de los días se secó el torrente, porque no había lluvia en el país. Y
                                         le fue dirigida la palabra de Yahvéh a Elías diciendo: “Elías, levántate y vete
                                        a Sarepta y quédate allí; el Señor ordenó a una viuda de allí que te dé de
                                        comer”. Se levantó y se fue a Sarepta. Cuando entraba por la puerta de la
                                        ciudad había allí una mujer viuda que recogía leña.  La llamó Elías y dijo:
                                        “Traéme, por favor, un poco de agua para mí en tu vaso para que pueda
                                       beber.” Cuando ella iba a traérsela, le gritó: “Tráeme, por favor, un bocado
                                       de pan en tu mano.” Ella dijo: “Vive Yahvéh tu Dios, no tengo nada de pan
                                       cocido; solo tengo un puñado de harina en la tinaja y un poco de aceite en
                                       la orza. Estoy recogiendo dos palos, entraré y lo prepararé para mí y para
                                       mi hijo, lo comeremos y moriremos.” Pero Elías le dijo:  “No temas. Entra y
                                       haz como has dicho, pero primero haz una torta pequeña para  mí y
                                       tráemela, y luego la harás para ti y para tu hijo. Porque así habla Yahvéh,
Dios de Israel: La harina no se acabará en la tinaja ni se agotará el aceite en la orza hasta el día que Yahvéh conceda la lluvia sobre la faz de la tierra.”
                                       Ella se fue e hizo según la palabra de Elías, y comieron ella, él y su hijo. No
se acabó la harina en la tinaja ni se agotó el aceite en la orza, según la palabra que Yahvéh había dicho por boca de Elías.

ESCENA DE LA RESURRECION DEL HIJO DE LA VIUDA

8.- Narrador:                   Después de estas cosas, el hijo de la dueña de la casa cayó enfermo, y la
                                       enfermedad fue tan recia que se quedó sin aliento.   Entonces
ella dijo a Elías:   ¿Qué hay entre tú y yo,  hombre de Dios?
¿Es que has venido a mí  a recordar mis faltas y hacer morir a  mi hijo?
Elías respondió: “Dame tu hijo”. Él lo tomó de su regazo y subió
a la habitación de arriba donde él vivía, y lo acostó en su lecho; después clamó a Yavéh diciendo: “Yahvéh, Dios mío, es que también vas a hacer mal a la viuda en cuya casa me hospedo, haciendo morir a su hijo? Se tendió tres veces sobre el niño, invocó a Yahvéh y dijo: “Yahvéh, Dios mío, que vuelva, por favor, el alma de este ninño dentro de él”. Yahvéh escuchó la voz de Elías y el alma del niño volvió a él y revivió. Tomó Elías al niño, lo bajó de la habitación de arriba de la casa y se lo dio a su madre. Dijo Elías: “Mira, tu hijo vive”. La mujer dijo a Elías: “Ahora sí que he conocido bien que eres un hombre de Dios y que es verdad en tu boca la palabra de Yahvéh”.

9.- Coro
¡Bendición a quien le teme,
a quien por sus caminos va!
Tendrán los justos luz en las tinieblas,
 la luz de el tierno,
   clemente
   y del justo.


EL SACRIFICIO EN EL MONTE CARMELO

10.- Recitativo con coro.                                                                                        Elías, Ajab, Pueblo de Israel,
                                                                                                                                                    Profetas de Baal
(Elías)       Vive Jehová, el Dios de Israel,
a quien sirvo yo.
Hoy, cumplido el tiempo,
yo me mostraré ante el Rey
y el Señor hará
que llueva sobre la tierra.

(Ajab)        ¿Acaso eres Elías, quien confunde al pueblo de Israel?

(El Pueblo)   ¿Eres Elías, quien confunde
al pueblo de Israel?

(Elías)              No, yo no confundo a Israel,
Eres tú, rey, y tu familia;
pues tú el mandamiento del Señor
cambiaste por Baal.
Pues bien: envía a congregar
y a reunir ante mi
a todo Israel en el monte Carmelo;
y a todos los profetas de Baal
y todos los de Jezabel que en la
mesa del rey comen 
entonces sabremos quien es Dios,

(El Pueblo) Entonces sabremos quien es Dios y Señor.

(Elías)       Pronto, profetas de Baal,
tomad un novillo, mas no le pongais fuego;
e invocad el nombre de vuestro dios
y yo invocaré el nombre de Jehová;
y el dios que responda fuego,
Dios él será.

(El Pueblo)  Si, y el dios que responda con fuego,
Dios él será.

(Elías)       Orad primero vos,
pues sois más numerosos.
Empero he quedado yo solo
como profeta del Señor,
¡Invocad vuestras deidades!

11.-                                                                                                                        Profetas de Baal                  

                                       ¡Óyenos, Baal, y respóndenos!
                          Sacrificio ofrecemos,
¡óyenos y respóndenos!
Oh Baal, con tu poder,
Baal   ¡respóndenos!
Fuego envía y destruye al traidor.


12.- Recitativo con coro                                                                                                 Elías, Profetas de Baal.

(Elías)       ¡Clamad más fuerte!
Decís que él es Dios:
recita …  o estará ocupado
o viajando está …
¿por ventura ... dormita?
¡ Despertadle!
¡Clamad más fuerte!

                   ¡Óyenos Baal!
                   Presto ven
                   ¿porqué tardas?


13.- Recitativo con coro                                                                                 Elías, Profetas de Baal.

(Elías)       ¡Clamad más fuerte,
que no escuchó!
Herid vuestros cuerpos con cuchillo
como es costumbre,
y sobre el altar debéis saltar
¡Clamad más fuerte!
Nadie os responderá,
nadie escucha,
nadie oye.

                    ¡Baal!  ¡Baal!
¡óyenos Baal!
El enemigo nos humilló,
¡oh, responde!

14.- Recitativo y Aria                                                                                                                                    Elías

¡Oh gentes,
venid cerca de mí!

Dios de Abraham
Isaac
e Israel,
declara hoy que tú eres Dios
y que yo soy tu siervo,
y que yo todo hago
por tu mandato.
Escucha, oh Dios, ¡respóndeme!

Conozca el pueblo
que tú eres Dios
y vuelva a entregarte el corazón;
que el pueblo vuelva
a entregar su corazón a tí.

15.- Coro
Echa tu carga en el Señor
y él te sustentará.
Al justo, jamás zozobrar dejará:
su mano está presente.
¡Cuán vasta es su merced,
tan vasta como el cielo!
Que nadie se avergüence
de esperar en él.


16.- Recitativo con coro                                                                                              Elías, el Pueblo de Israel.

(Elías)       Oh tú, que das a los ángeles ser:
tu palabra cual flamante fuego
deja descender.

(Pueblo)    El fuego descendió
y el holocausto ya consume.

Delante de él postraos ya.
¡Jehová, nuestro Dios!

Nuestro Dios uno es
y no hay otros dioses junto a él.

(Elías)       Falsos profetas de Baal;
prendedlos sin que falte uno,
y al torrente llevadlos
y sean degollados.


(Pueblo)    Falsos profetas de Baal;
prendedlos sin que falte uno,
sean degollados.


FIN DE LA SEQUIA


17.-Narrador                  Dijo Elías a Ajab: “Sube, come y bebe, poque ya se oye rumor de la lluvia.
                                       Subió Ajab a comer y beber mientras que  Elías subía a la cima del
Monte Carmelo y se encorvó hacia la tierra poniendo su rostro entre las rodillas y oró diciendo:

(Elías)       Jehová: tus enemigos ya destruiste
y golpeaste.  Ahora mira desde el cielo
y vé la desgracia que aflige a tu pueblo.
Abre los cielos y baja de allí,
ven y ayuda a tu siervo, oh Dios.

(El Pueblo)   Abre los cielos y baja de allí,
ven y ayuda a tu siervo, oh Dios

(Elías)       Vé más arriba, niña,
y mira hacia el mar 
vé si el Señor escuchó mi oración.

(El niño)       No veo nada 
el cielo está limpio sobre mi cabeza.

(Elías)       Tu palabra el cielo cerró
pues contra tí ellos pecaron;
mas ahora invocan
y oran en tu nombre;
y ante ti sus pecados confiesan.

Sé, pues, benigno
y perdona su pecar.
Ven y ayuda a tu siervo, oh Dios.

(El Pueblo)  A nuestros ruegos benigno sé;
ven y ayuda a tu siervo, oh Dios.

(Elías)       Sube otra vez
y mira hacia el mar.

(El niño)       No veo nada 
la tierra está ardiente bajo mis pies.

(Elías)       ¿Oyes tú rumor de lluvia?
¿Aún no se ve nada en el mar?

(El niño)       No veo nada

(Elías)       Vuélvete
y de tu siervo escucha la oración,
Dios, Señor, mi Dios,

Cuando yo clamo a tí, mi Señor,
no deseches mi voz.
Muestra, Señor tu misericordia.

(El niño)       Ya veo que una pequeña nube sube del mar 
El cielo se oscurece con nubes y vientos:
¡Se acerca una tormenta!

(El Pueblo)  ¡Gracias a Dios por sus mercedes!

(Elías)       Gracias a Dios, pues él es bueno,
Y su bondad dura por siempre jamás.


18.- Coro                                                                                                                                 El pueblo de Israel

¡Gracias a Dios!
de la tierra apagó la sed.

Las aguas corren en gran caudal,
estruendosas se mueven.
Los vientos de tempestad 
su furia potente 

Mas Jehová los gobierna poderoso.

¡Gracias a Dios!
De la tierra se apagó la sed.


INTERMEDIO

Segunda Parte

PROMESA DE YAHVÉH AL PUEBLO DE ISRAEL

19.- Coro

No temas ya, ha dicho Dios
No temas ya, contigo estoy,
tu ayuda soy.
No temas ya
pues yo soy Jehová tu Dios
quien dice a tí:
No temas ya.
Y si a tu izquierda caen mil
y a tu derecha caen diez mil,
a ti no han de derribarte.

No temas ya: contigo estoy, 
tu ayuda soy
ha dicho Dios.



ESCENA DE LA PERSECUSION DE ELIAS


20.- Narrador
                                            Ajab refirió a Jezabel cuanto había hecho Elías y cómo había pasado a
                                            cuchillo a todos los profetas. Envió Jezabel un mensajero a Elías diciendo:
                                            “Que los dioses me hagan esto y me añadan esto otro si mañana a estas
                                             horas no he puesto tu alma igual que el alma de uno de ellos”.

21.- Coro                                                                                                                                       Pueblo de Israel

¡Ay de él!   ¡Morirá!
¿Porqué puede el cielo cerrar?
¿Porqué profetiza en el nombre del Señor?
¿Porqué ha hablado en el nombre del Señor?
¡Sea él de muerte digno!
¡deténgalo!
¡agárrenlo!
¡Mátenlo!

22.- Narrador                   Elías tuvo miedo, se levantó y se fue para salvar su vida. Llegó a Beerseba
                                         de Judá y dejó allí a su criado. Él caminó por el desierto una jornada de
                                         camino y fue a sentarse bajo una retama. Se deseó la muerte y dijo:

23.- Aria                                                                                                                                                          Elías

¡Basta ya!    ¡Señor!
toma mi alma
pues no soy mejor que mis padres.
Yo no quiero vivir ya más
pues vanidad son mis días.

Gran celo por ti sentí, Señor Jehová
pues los hijos de Israel
tu pacto dejaron
y tus altares han destruido;
mataron a espada tus profetas.

Mas solo estoy,
solo he quedado  
y ya soy buscado,
buscan ya mi vida para quitármela.
¡Basta ya!
Toma, Señor, mi alma.

24.- Narrador                   Se acostó y se durmió bajo una retama, pero un ángel le tocó y le dijo:
                                         “Levántate y come”. Miró y vio a su cabecera una torta cocida sobre
                                         piedras calientes y un jarro de agua. Comió y bebió y se volvió a acostar.
                                         Volvió el ángel de Yahvéh por segunda vez , le tocó y le dijo: “Levántate y
                                         come, porque el camino es demasiado largo para ti”. Se levantó, comió y
                                         bebió y con la fuerza de aquella comida caminó cuarenta días y cuarenta
                                         noches hasta el monte de Dios, el Horeb.

25.- Trío                                                                                                                                              Los Angeles

Vuestros ojos levantad a los montes
de donde auxilio vendrá.
Vuestro auxilio viene del Señor,
creador de los cielos y tierra.
Dijo: “Vuestro pié no hará tropiezo,
el guarda no dormirá,
no, nunca dormitará”.


26.- Coro

Mira, quien cuida a Israel
no ha de dormitar.
Si en el temor vagas,
te consolará.


ELIAS EN EL MONTE HOREB


27.-  Narrador                 Entró en la cueva del monte Horeb y pasó en ella la noche. Le fue dirigida
                                        la palabra de Yahvéh, que le dijo: “Qué haces aquí, Elías”. El dijo:  “Señor,
                                        en vano trabajo y uso mi fuerza inútilmente. Ah, tú que el cielo rompes,
 y al enemigo temblar haces  a causa de tus maravillas,
¿Porqué los dejas extraviarse de tus caminos, y su corazón endurecer
y el temor de ti perder? ¡Oh, que mi alma muera!”.

 28.- Coro                    El que persevere hasta el fin, será salvo.

29.- Narrador                  Le dijo: “Sal y ponte en el monte ante Yahvéh”.                                                                                                                             
30.- Coro                        He aquí que pasaba Jehová;
y un fuerte viento que rompía los montes,
que quebraba las rocas,
vino antes del Señor.
Mas el Señor no estaba en el viento.

He aquí que pasaba Jehová;
y la tierra temblaba
y el mar se agitaba;
mas el Señor no estaba en el sismo.

Y tras el sismo vino un fuego,
mas el Señor no estaba en el fuego.

Y tras el fuego vino un apacible silbo
… y en el silbo se acercó el Señor.

31.- Narrador                  Al oírlo Elías, cubrió su rostro con el manto, salió y se puso a la entrada de
                                        la cueva.  Y Yahvéh le dijo: “Anda, vuelve por tu camino hacia el desierto
                                        de Damasco. Vete y unge a Jehú como rey de Israel; y a Eliseo le ungirás
  como profeta en tu lugar”.

32.- Coro
Y el profeta Elías irrumpió como fuego
y su palabra como antorcha.
Derribó a reyes orgullosos.
Oyó en el Sinaí la represión
y en el Horeb el castigo.
Cuando el Señor le arrebató al cielo,
he aquí bajó un carro con fuego,
también con caballos de fuego;
y le llevó en torbellino al cielo.

33.- Narrador:                Por esto fue enviado al profeta Elías: para reconciliar el corazón
de los padres con los hijos y el de los hijos con los padres antes del día de
la venida del Señor.   Y alguien se levantará y vendrá de la salida misma
del sol; y predicará el nombre de Yavéh aún por sobre los poderosos.
El será su siervo, su elegido en quien encuentra complacencia.
En él reposará el espíritu de Yahvéh: espíritu de sabiduría, de entendimiento, de consejo, de fuerza, de conocimiento y de temor de Yahvéh.

34.- Coro                                   
Entonces su luz como la aurora irrumpirá
y vuestra salvación mostrará;
y la gloria del Señor la acompañará.

Dios, nuestro Padre,
¡cuán grande es tu nombre en las naciones!
Amén.



Imágenes del acopio obtenido: más de 700 Kg y más de 1170 artículos de limpieza, baño, medicina, etc.  Gran labor de la Mtra. Edith Ruiz Cepeda y su espléndido equipo de colaboradores en la Iglesia Metodista Monte Sinaí, de Ciudad Satélite, Naucalpan, EdoMex.