sábado, 3 de diciembre de 2022

Premio Nacional de Artes y Literatura 2021 - Bellas Artes - México

 El 17 de noviembre de 2022, en el Palacio Nacional de México, el C. Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, me hizo entrega del Diploma y de la Medalla correspondientes al Premio Nacional de Artes y Literatura, en el rubro de Bellas Artes, del año 2021.

En la emotiva y breve ceremonia, tuve oportunidad de regalar al C. Presidente, un ejemplar de mi libro más reciente, LA PROPIA MANERA DE OÍR EL MUNDO, así como un ejemplar del disco compacto TAMAULIPAS EN MI CORAZÓN, que recoge obras musicales de mi autoría inspiradas por mi Estado natal, Tamaulipas.

Mi agradecimiento a quienes fungieron como jurados, tras cuya deliberación, según me he enterado, decidieron por unanimidad que el referido Premio me fuera adjudicado. 

Comparto aquí algunas de las fotografías de tan significativo evento.
















domingo, 27 de noviembre de 2022

Gratitud a UNIDAD TAMAULIPECA, A. C.

 Dejo aquí constancia de mi hondo sentimiento de gratitud a UNIDAD TAMAULIPECA, A. C. , que el sábado 26 de noviembre de 2022, me hizo entrega de la "Medalla Dr. Norberto Treviño Zapata" y del Reconocimiento como "Tamaulipeco Distinguido del Año 2022".  Esto sucedió en la emotiva ceremonia llevada a cabo en el Salón Amatista, del Hotel Royal Pedregal, Alcaldía Tlalpan, de la Ciudad de México. Aprecio sobremanera ese noble gesto, representado con mucha distinción por la Mesa Directiva de esa Asociación Civil cuyo lema es "Trabajo, Lealtad y Superación por Tamaulipas": José Jorge Félix Zapata Flores (Presidente), Ing.Óscar Castellanos Hernández (Vicepresidente), Profra. Norberta Gutiérrez García (Tesorera), Lic. Laura Emma Regalado Martín (Secretaria General) y Lic. Nora Ahumada Sánchez (Secretaria de Actas).

























EZEQUIEL CASTILLO MARTÍNEZ


Décimas

Al Maestro Músico Sergio Cárdenas



Este es el más bello encanto

que hoy de adulto yo disfruto

y he gozado de ese fruto

que es la música y el canto

y decirles, yo, entretanto

mi vida envuelta en armiño,

rodeada de inmenso cariño,

porque en mi niñez descubrí,

fue en la iglesia: la música, ¡la sentí!

y es mi fascinación ¡de niño!


Vivir la vida sin sustos,

decirle vida querida,

generosa, ¡tan sentida!

y hacerlo con tanto gusto

que tiene ganado un busto

por llevar alegría buena,

la que es ajena a la pena,

y al espíritu ¡quietud!

¡espléndido! gran virtud:

¡Traer el arte en las venas!


Reconocer el Talento

y el brillo hacia lo infinito,

para quien ya el mundo es chiquito.

Lo digo en todo momento

quien llevado por el viento

a lugares sin igual

y es un ser tan especial,

hago a un lado mis enseres.

Lo griiiiiito que tú lo eres

¡Tamaulipeco Universal!



En el XXX Aniversario de Unidad Tamaulipeca, A. C.

Ciudad de México; el 26 de noviembre de 2022.


El decimista Ezequiel Castillo Martínez, es oriundo de Ocampo, Tamaulipas.


https://www.youtube.com/watch?v=26d45NblTPI

https://www.youtube.com/watch?v=PUcYSdstMKE 





miércoles, 2 de noviembre de 2022

El canto de un ánima solitaria... Calavera de PÍA.

 A Sergio Cárdenas

Premio Nacional de Artes y Literatura 2021 

– Bellas Artes -


De la tierra de los coyotes,

De las calles estrechas

como si las casas tampoco quisieran separarse mucho,

- como diría Santos Chocano -

el canto de una ánima solitaria

allá a lo lejos

ilumina el horizonte;

cual aurora nos sorprende

por lo audaz de su espíritu …

honesto y profundo !


Raps, Huapangos, Poemas, 

Canciones y Sonrisas de Amor

son sus colores,

se los lleva puestos.

A los instrumentos los transforma en sueños,

rehiletes, mariposas del alma

nos llevan a otros cielos

ahí donde el mismo Dios 

¡se sorprende !


Señor de Señores,

Tesoro Viviente de México,

sus cantos elevan el viento milenario

a lugares desconocidos,

sonoridades que nos transforman.

Las ánimas vienen del mas allá

acompañadas de hermosas mariposas

y su viaje detienen al escuchar los cantos de Cárdenas;

los nobles espíritus de su silencio despiertan

y como luciérnagas de luz resplandecen !


Esta vez el absoluto 

-¿la muerte? -

no lo molesta

en sus cuartetos lo deja

no sea que su canto interrumpa,

para dolor de los de aquí y los de allá !

De silencio lo llenan

lo dejan soñar ...

Vida eterna

a Cárdenas darán.


En la muy noble y bella Ciudad de México

2 de noviembre 2022

(c) PIA * Cantos Floridos






martes, 4 de octubre de 2022

R. M. RILKE: de "El Libro de la Vida Monástica" (El Libro de las Horas)

 

                                                                               Rilke hacia 1900.


"El Libro de la Vida Monástica" es el primero de los tres que conforman "El Libro de las Horas", que Rainer Maria RILKE (1875-1926) escribió entre 1899 y 1903.  Dedicado a Lou-Andreas Salomè, "El Libro de la Vida Monástica" recibió originalmente el titulo "Las Plegarias"; lo escribió entre el 20 de septiembre y el 14 de octubre de 1899, en Berlín-Schmargendorf. En el verano de ese mismo año, Rilke había viajado a Rusia, en compañía de Lou. En ese viaje, conoció a Tolstói y a Pasternak. Rusia tuvo un tremendo impacto en la religiosidad rilkeana, lo cual él reconoció toda su vida.

Desde la Edad Media, los "Libros de las Horas" eran libros de plegarias, comunes en los monasterios. 


      RAINER MARIA RILKE


EL LIBRO DE LAS HORAS 

Libro Primero:


El Libro de la Vida Monástica




Traducción de


SERGIO CÁRDENAS




La hora se inc1ina y me toca

con claro golpe metálico:

me tiemblan los sentidos. Yo siento: lo puedo,

y sujeto el día plástico.


Nada se había consumado antes que yo lo viera 

y cada devenir se había detenido.

Mis miradas han madurado,· y cual novia

le llega a cada quien la Cosa que desea.


Nada me es tan insignificante y a pesar de ello lo amo 

y lo pinto grande sobre fondos dorados,

y lo alzo y  no sé a quién 

le desata el alma.



En el atardecer del 20 de septiembre, cuando tras larga lluvia 

el sol se fue a través del bosque y de mí:




Vivo mi vida en círculos crecientes 

que se extienden por sobre las cosas. 

Quizá no concluya el último,

pero lo intentaré.


Giro alrededor de Dios, de la viejísima torre, 

y giro a lo largo de milenios.

Todavía no sé si soy águila, una tempestad,

un gran cántico.



Esa misma tarde, cuando regresaron el

viento y  las nubes:



En el sur, donde el laurel se yergue en los monasterios 

tengo muchos hermanos con sotana.

Yo sé cuán humanamente planean Madonnas

y  con frecuencia pienso en jóvenes Tizianos

por los que pasa el Dios incandescente.


Pero como yo mismo en mí mismo considero: 

Mi Dios es oscuro y como un tejido

de cien raíces que silenciosas beben. 

Pero no sé más: sólo que yo me levanto

desde su calor, pues todas mis ramificaciones

reposan en lo profundo y  sólo en el viento se agitan.



La  misma tarde en  el cuarto de estudio:



No nos es permitido pintarte arbitrariamente, 

oh crepusculoso del que se alza la mañana. 

Sustraemos de las viejas vasijas de colores

los mismos pincelazos y   los mismos rayos

con los que el Santo te dispensó.


Ante ti pintamos imágenes sobre los muros;

así te rodean ya mil muros:

Pues nuestras manos piadosas te envuelven

tan frecuentemente como nuestros corazones abiertos te ven.



La  misma noche:



                 A
mo las horas oscuras de mi sustancia

en las que mis sentidos se profundizaron;

en ellas encontré, como en viejas cartas, 

mi vida cotidiana ya vivida,

lejana y rebasada como una leyenda.


De ellas he aprendido que tengo espacio 

para una segunda, amplia vida intemporal.


Y a veces soy como el árbol

que maduro y murmurante, sobre una tumba 

el sueño cumple que el doncel muerto

(sobre quien se amontonan sus cálidas raíces)

perdió en tristezas  y cantos.



                      El 22 de septiembre, en el bosque:




                 T
ú, Dios vecino, cuando yo a veces

te molesto con fuertes toquidos en la larga noche,

es así porque raras veces te oigo respirar

y sé que estás solo en la sala.

Y cuando necesitas algo, no hay nadie

que alcance una bebida a tu tacto;

yo escucho siempre. Da una pequeña señal.

Yo estoy muy cerca.


Sólo una delgada pared hay entre nosotros, 

casualmente; pero podría acaecer

un grito de tu boca o de la mía

y   se vendría abajo

sin ruido y sin exclamación alguna.


Se erigió con tus imágenes.


Y tus imágenes están ante ti como sustantivos. 

Y cuando alguna vez la luz flamea en mí,

con la cual mi profundidad te reconoce, 

se malgasta como brillo en sus marcos.


Y mis sentidos, que rápido se paralizan,

están separados de ti y sin hogar.


Si sólo una vez hubiera quietud total.

Si lo coincidente lo aproximado,

si la risa vecina enmudeciera,

si el ruido que hacen mis sentidos

no me obstaculizara tanto el vigilar.


Entonces yo te podría pensar

en mil pensamientos hasta tu orilla misma

y te podría poseer (sólo durante una sonrisa)

para regalarte a todo lo viviente

como un agradecimiento.



Regresando a casa por el bosque, en el cual las cimas se callaron, 

en medio de la tormenta, escuchando, sin respirar:


Vivo justo cuando el siglo se va.

Uno siente el viento de una gran hoja

en la que Dios y tú y yo escribimos

y  a la que se le da vuelta en lo alto por manos ajenas.


Uno siente el resplandor de una nueva página 

sobre la que todo puede aún suceder.

Las fuerzas calladas controlan su anchura

y  se ven oscuras unas a otras.


También al regresar a casa, al alzar­se un flameante rojo alveolar 

en el pesado gris del cielo occidental, que djo a las nubes un nuevo, 

extraño color violeta: un atardecer nunca visto se escondía tras los árboles tiritantes. 

El monje sintió eso como una señal de la vuelta del siglo que provocó en él 

una devoción ante ella:


Yo lo deduzco de tu palabra , 

de la historia de los gestos

con los que tus manos se redondearon

alrededor del devenir, limitantes, cálidas y sabias.

Dijiste: "Vivir", fuerte, y "Morir",· quedo

y continuamente repetiste: "Ser".


Pero sí, antes de la primera muerte vino el asesinato. 

Una grieta recorrió tus ámbitos consumados

y un grito salió

y arrancó las voces

que apenas se congregaban

para decirte,

para cargarte

un puente de todo abismo.


Y lo que desde entonces balbucean 

son pedazos

de tu viejo nombre.



Mientras el monje leía la Biblia en una noche tempestuosa, 

encontró que el asesinato de Abel sucedió antes de que apareciera la muerte. 

Y se asustó profundamente en su corazón. Y como tuvo miedo, salió al bosque 

dejó entrar toda luz y  todo aroma y  los muchos ruidos piadosos del bosque,

que cantaban más fuerte que como sus pensamientos deambulaban. 

Una de las siguientes noches soñó este sueño para el que encontró <estos> versos:



Habla el pálido doncel Abel:


Yo no existo. el hermano me ha hecho algo 

que mis ojos no vieron.

Me ha privado de la luz.

El hizo a un lado mi rostro

con su rostro.

Ahora él está solo.

Creo que él debe aún vivir.

Pues nadie le hace lo que él me hizo.

Todos siguieron mi camino,

todos llegan delante de su ira,

todos se pierden en él.


Yo creo que mi hermano mayor vela 

como un tribunal.

La noche pensó en mí, 

no en él.



Y desde un sentimiento liberado, el monje agradeció:


Tú, oscuridad, de la que procedo,

te amo más que a la flama 

que delimita el mundo

en lo que brilla 

para cierto circulo

en el que nadie sabe nada de ella.


Pero la oscuridad contiene todo consigo:

figuras y   flamas, bestias y   a mí,

tal cual los reúne,

seres humanos y poderes...


Y puede suceder que una gran fuerza 

se mueva en mi alrededor.


Yo creo en las noches.



Creo en todo lo que aún no se ha dicho.

·-                                   Quiero liberar mis sentimientos más piadosos.

Lo que aún nadie se atrevió a desear

me devendrá  alguna vez involuntariamente.


Si eso es muy temerario, Dios, perdona. 

Pero con ello sólo te quiero decir:

Mi mejor fuerza debe ser como un motor 

sin enojo ni timidez;

así es como te quieren los niños,


Con este diluviar, con este desembocar 

en brazos extendidos en el mar abierto, 

con este creciente retorno

te quiero reconocer, te quiero predicar 

como nadie lo hizo antes.


Y si eso es cortejo, déjame ser cortejador 

para mi plegaria,

que se yergue tan solitaria

y seria ante tu frente nebulosa.



Estoy muy solo en el mundo y  sin embargo no tan solo 

como para bendecir cada hora.

Soy muy insignificante en el mundo y sin embargo no tan pequeño

como para estar ante ti como una cosa,

oscura y   discreta.

Quiero mi voluntad y   quiero acompañar mi voluntad

en el camino de los hechos.

Y quiero en tiempos tranquilos, de alguna manera titubeantes 

cuando algo se avecina,

estar entre los sabios

o solo.


Te quiero siempre reflejar en toda tu figura

Y nunca quiero estar ciego tan viejo

para poder sostener tu imagen pesada y vacilante.

Me quiero desdoblar.

En ningún lugar quiero permanecer encorvado

pues allí se me habrá mentido donde yo esté encorvado.

Y quiero que mi espíritu

se yerga ante ti. Me quiero describir

como una imagen que vi, 

largamente y  de cerca,

como la palabra que yo entendí

como mi tarro diario, 

como la faz de mi madre,

como una nave 

que me cargó

a  través de la más mortal de las tempestades.


Como ves, quiero mucho. 

Quizá lo quiero todo:

lo oscuro de cada caída infinita

y el tembloroso juego de luces de cada ascenso.


Viven tantos que nada desean,

y a través de sus juicios ligeros

son entronizados en sentimientos planos.


Pero tú te regocijas con cada rostro 

que sirve y está sediento.


Tú te regocijas con todos

los que te utilizan como a un aparato.


Aún no estas frío y no es tan tarde

para bucear en tus profundidades que están deviniendo

donde la vida tranquilamente se traiciona.


Te construimos con manos temblorosas 

y apilamos átomo sobre átomo.

Pero a ti, catedral,

¿quién te puede concluir?


¿Qué es Roma? 

Se desmorona.

¿Qué es el mundo? 

Será destruido

antes que tus torres carguen cúpulas

antes que tu frente se eleve

desde millas de mosaicos.


Pero a veces, en sueños, 

puedo sobrever

tu espacio,

profundo desde el origen

hasta la cúspide dorada del techo.


Y veo que mis sentidos 

construyen y confeccionan 

los últimos adornos.


Porque alguien alguna vez te deseó, 

por eso sé  que te podemos desear.

Si desecháramos todas las profundidades 

como cuando una montaña tiene oro

y   nadie más lo quiere extraer, 

entonces algún día el río lo extrae, 

el río que lo agarró en la quietud

de las rocas llenas.


Aunque no lo deseáramos: 

Dios madura.



Quien reconcilia muchas contradicciones

de su vida y las concentra en un símbolo,

ése echa

a los ruidosos del palacio,

celebrará de manera diferente, 

y  tú eres el huésped 

que él recibe en atardeceres tranquilos.


Tú eres el segundo de su soledad,

el centro tranquilo de sus monólogos;

y cada circulo que se te ha colocado

le tensa la rueda desde dentro del tiempo.



¿Qué yerran mis manos en los pinceles?

Cuando yo te pinto, Dios, apenas te das cuenta.


Yo te siento. Comienzas titubeante

en el ribete de mis sentidos, como con muchas islas,

y ante tus ojos, que nunca parpadean,

yo soy el espacio.


No estás más en el centro de tu resplandor 

donde todas las lineas de la danza angelical 

te desgastan las lejanías, como la música; 

tú habitaen tu mera última morada.

Todo tu cielo escucha desde mis adentros 

porque yo reflexionando te acallé.



Yo soy, tú miedoso. ¿No me oyes 

impactarme con todos mis sentidos en ti? 

Mis sentimientos, que encontraron alas, 

girando blanquean tu rostro.

¿No ves mi alma, cómo se   yergue

apretada ante ti en un atuendo de silencio?

¿Acaso no madura mi plegaria primaveral

por tu mirada como un árbol?



Si tú eres el soñador, yo soy tu sueño.

Pero cuando quieras velar, yo seré tu voluntad 

y dominaré todo señorío.

me redondearé como una quietud estelar

sobre la extraña ciudad del tiempo.



Y el monje se   ilumina en su profundi­dad, 

se siente regalado a todas las cosas y  ubicuamente presente 

en todo gozo, como el brillo se refleja en todo el oro del mundo. 

Y asciende por sobre sus versos como sobre escalones y  

nunca más se cansará de ellos.



 Mi vida no es esta hora escarpada 

en la que me ves presuroso.

Yo soy un árbol delante de mis trasfondos, 

yo soy sólo una de mis muchas bocas

y soy aquélla que se cierra más pronto.


Yo soy la calma entre dos sonidos

que con dificultad se acostumbran uno al otro

pues el sonido muerte quiere sobresalir..•


pero en el intervalo oscuro

se reconcilian temblorosos los dos

...y la canción permanece hermosa.



En ellos el monje se acercó mucho a Dios.



 Y por voluntad de la belleza, milagrosamente, 

fuimos los dos consagrados como creación.

Somos como imágenes en el fondo de la vieja seda. 

Y si yo pinto, sufro sueño,

cuelgo cual alhaja brillante

sobre la oscuridad de tus hombros.


La belleza es el sentido de toda existencia. 

Tomó primero de los lomos encubiertos

las arrugas falsas de una vergüenza podrida;

la alegría primera se mordió ante ella,

y la nostalgia y  la aflicción cargan

su delgada corona, que deslumbra.


Ella volteará los valores que se han vuelto pesados, 

pues sólo ella es totalmente justa.

Tú eres el principio, Dios, y yo, tu siervo, 

soy para ti un nuevo comienzo.

Pero ella nos regalará para que no terminemos.



Aquí el monje era casi un artista, a pesar de que él se dejó construir 

por sus versos, en lugar de construir sus versos. y  el monje había plegado 

sus manos y  se paró en medio de la noche lunar, similar a  los árboles 

junto a él, en la piadosa y   humillante oscu­ridad. Y así obligó a sus muchos 

sentimientos que se volvieran versos, aún  cuando   emergieron  de la confusión 

y  del salvajismo:



Si yo hubiera crecido en algún lugar 

de días ligeros y horas delgadas,

te hubiera inventado una gran fiesta, 

y mis manos no te sostendrían

como a veces lo hacen, duras y  temerosas.


Allí me hubiera atrevido a derrocharte, 

tú, contemporáneo ilimitado.

Como a una pelota 

te hubiera aventado en todos los gozos

oscilantes, para que uno te atrapara

y  tu caída

con manos altas detuviera,

tú, Cosa de las Cosas.


Te habría dejado brillar 

como a una navaja.

Y haría cercar tu fuego 

por el anillo más dorado

que me lo tendría que ofrecer

por sobre la mano más blanca.


Te habría pintado: no en el muro,

en el cielo mismo de orilla a orilla,

te habría  construido como un gigante

lo habría hecho: como montaña, como fuego,

como viento venenoso que crece de la arena del desierto


o

pudiera ser...que  yo te encontrara

alguna vez….

Mis amigos están lejos,

apenas oigo el eco de sus risas;

y tú: tú te has caído del nido,

eres un ave joven con garras amarillas 

y ojos grandes y me das lástima.

(Mi mano es demasiado ancha para ti).

Y con el dedo levanto una gota del manantial

y yo escucho cómo la bebes con ansia, 

y siento tu corazón y  mi palpitar,

ambos de miedo.


1

1



La última parte de este poema le vino a la cabeza del monje, 

quien regresa­ba sin aliento del jardín, justo cuando atravesó 

el umbral de su pe­queña y  acogedora buhardilla. 

Pero ya para ese entonces los versos estaban listos. 

Y vinieron a él como armonía y  alegría, de tal manera que 

rápido preparó su aposento y  decidió irse a

dormir esa noche sin orar ni pensar.

Y antes de dormir le apareció un pe­queño poema 

que reconoció sonriendo:



                         T
encuentro en todas estas cosas

a las que soy bueno como un hermano;

otras veces te entregas con grandeza

como semilla de lo pequeño y  de lo grande.


Ese es el maravilloso juego de las fuerzas,

que transitan tan serviciales a través de las cosas:

creciendo en las raíces, desvaneciéndose en las manivelas

y  en las cimas como una resurrección.



Esa noche el monje fue despertado: era el llanto de su hermano 

que le llega­ba desde la celda cont!gua.. Y como su oído despierto 

lo reconociera, se le­vantó, se ciñó el cinto y  entró en la celda del 

hermano. El monje joven en­mudeció de inmediato. Pero el que 

ha­bía sido despertado llevó el rostro lloroso, que enmudecía y  

se oponía, a la delgada luz de la luna que en­traba por la ventana, 

le mostró un libro cerrado, que luego abrió en algún lugar, y  

comenzó a leer esto en sus hojas brillosas:


La voz de un hermano joven:


                          M
e escurro, me escurro

como la arena que se desliza por los dedos.

De pronto tengo tantos sentidos

que todos están sedientos de manera diferente.

Siento en cien lugares 

crecimiento y dolor.

Pero sobre todo en medio del corazón.


Quiero morir. Déjame solo. 

Yo creo que lograré

tener tanto miedo

Que los latidos se me reventarán.


Entonces el monje se regocijó:



Mira, Dios, viene alguien nuevo a construirte, 

alguien que ayer era aún un doncel; las mujeres 

formaron con sus manos

un pliegue que ya medio miente.

Pues su  derecha desea la izquierda 

para rebelarse para saludar

y para estar sola con el brazo.


Todavía ayer era la frente como una piedra 

en el arroyo, redondeada por los días

que no significan más que un oleaje

y   que nada desean más que cargar una imagen

del cielo, que por accidente cuelga de allí;

hoy presiona

sobre ella una historia universal

ante un tribunal despiadado,

y   se hunde en su condena.


El espacio devendrá en un nuevo rostro.

                          No había luz alguna antes de esta luz

y, como nunca antes, comienza tu libro.



Te amo a ti, la más suave de las leyes,

en la que maduramos cuando con ella luchamos. 

Tú gran nostalgia, que no domamos,

· tú bosque, que nunca abandonamos,

tú canto, que cantamos con cada silencio, 

tu red oscura,

en la que se refugiaron los sentimientos.


Tú te empezaste tan infinitamente grande 

en aquel día, en el que nos empezaste;

y  hemos madurado tanto en tus soles, 

tan anchos y   plantados tan hondo,

para que tú en los hombres, los ángeles y  las Madonnas 

con tranquilidad te puedas consumar.


Deja descansar tu mano en la ladera del cielo

y   tolera mudo lo que te hacemos en la oscuridad.



Un día en el que no dejó de llover, se formaron hongos de grandes cabe­zas 

en los troncos del bosque; apenas había suficiente luz en el mundo para

ver marchitar el brillo de las hojas rojas mojadas de lis viñedos:

l


Obreros somos: principiantes, aprendices, maestros,

y   te construimos, tú alta nave central.

A veces viene un forastero serio,

pasa como brillo a través de nuestros cien espíritus 

y nos muestra tembloroso un nuevo asidero.


Nos subimos a los armazones bamboleantes,

de nuestras manos cuelga pesado el martillo,

hasta que nos besa la frente una hora

que radiante y como si lo supiera todo

viene de ti, como el viento viene del mar.


Entonces resuenan los muchos martilleos

y por las montañas se van, golpe tras golpe.

Sólo cuando oscurece te dejamos

y  tus emergentes perfiles se opacan.


Dios, tú eres grande.



Tú eres tan grande, que yo no soy más 

cuando tan solo me coloco en tu cercanía. 

Eres tan oscuro; mi poca iluminación

no tiene sentido a tu costado.

Tu voluntad se mueve como una ola

y   los días se ahogan en ella.


Sólo mi nostalgia alcanza hasta tu mentón

y se planta ante Ti como el más grande de los ángeles:

un ángel extraño, pálido, aún irredento,

y  te muestra sus alas.


Él ya no desea el vuelo sin destino, 

en el que nadaron las lunas pálidas,

y de los mundos sabe lo suficiente desde tiempo ha. 

Con sus alas y como con llamas desea

apostarse ante tu faz sombreada

y quiere ver en su apariencia blanqueada

si tus cejas grises lo condenan.



Y el monje citó e1 siguiente poema como respuesta:



Muchos  ángeles te buscan en la luz

y  chocan con sus frentes en las estrellas

por querer conocerte en cada resplandor.

Pero a mí me parece, cada vez que poetizo,

que con rostros volteados

se alejan de los pliegues de tu manto.

Pues tú mismo fuiste huésped del oro. 

Sólo en honor de una época que te imploró 

con claras plegarias marmóreas,

apareciste como el rey de los cometas

orgulloso del torrente de rayos de tu frente.


Regresaste a casa cuando esa época se derritió. 


Tu boca, de la que yo soplo, es muy oscura,

y tus manos son de ébano.



En recuerdo y excitación:


                  E
ran los dias de Miguelángel

sobre los que leí en libros extranjeros. 

Ese era el hombre que sobre un tamaño,

grande como gigante,

olvidó la inconmesurabilidad.


Ese era el hombre que siempre regresa

cuando una época sintetiza de nuevo su valor

cuando se   quiere acabar.

Entonces alza alguien toda su carga

y la avienta en el abismo de su   pecho.


Quienes le precedieron tuvieron sufrimiento y  gozo;

pero ahora él siente sólo el tamaño de la vida

y  que él todo lo contiene como una cosa;

sólo Dios permanece lejos de su voluntad:

y  por eso lo ama, con su enorme odio,

por esta inalcanzabilidad.



El monje había visto en un libro grande 

una imagen del Moisés, de Miguelángel. 

Por un dibujo conoció también la Pietà 

inconclusa que se encuentra detrás del altar 

mayor de la catedral de Florencia.



La rama del árbol de Dios, que se extiende sobre Italia 

ya floreció.

Cargada de frutos

se habría podido quizá adelantar gustosa,

pero en medio del florecimiento se cansó

y   ya no tendrá más frutos.


Allí estuvo sólo la primavera de Dios;

sólo su hijo, la palabra,

se consumó.

Ella vertió

toda su fuerza en el radiante doncel.

Todos vinieron con sus dones

hacia él;

todos cantaron como el querubín

sus alabanzas.


Y él despidió un aroma suave 

como la rosa de las rosas.

Él era un círculo

alrededor de los despatriados.

Caminó con sus mantos y  metamorfosis

a través de todas las voces ascendientes del tiempo.