martes, 31 de agosto de 2021

El 28 de agosto de 1967


                            El  28 de agosto de 1967


     En el verano de 1966, tras terminar mis estudios de Secundaria en mi natal Cd. Victoria (Tam, México), me mudé a la Ciudad de México, donde mi familia ya residía desde un año antes. Mis deseos de incorporarme al Departamento de Música Sacra del Seminario Teológico Presbiteriano de México, se vieron realizados cuando un hermano de mi madre, el tío Roberto, habló al respecto con su cuñado, el Prof. Oscar Rodríguez, a la sazón Director del referido Departamento. Con generosidad, el Prof. Rodríguez accedió a que me incorporara como oyente, pues el segundo semestre de ese año lectivo ya había iniciado; me recomendaba que, en todo caso, me inscribiera para iniciar formalmente mis estudios ahí, al siguiente ciclo, a partir de febrero, 1967.


     Así sucedió, para mi fortuna. Conocí, entonces, a compañeros entrañables que con su afecto y generosa amistad, ayudaron mi travesía por ese, que entonces era un magnífico Departamento de Música Sacra.


     Una de mis conocencias de entonces, fue la soprano chiapaneca Evelia Barrios, quien, si no mal recuerdo, cursaba ya el 2do. año de estudios. Evelia había comenzado a dirigir el Coro de la (entonces) Congregación Presbiteriana "Horeb", de la Col. 20 de Noviembre, de la capital mexicana. Sin embargo, por compromisos contraídos con su Presbiterio, Evelia tenía necesidad de ausentarse por varias semanas para cumplir con encomiendas de ese Presbiterio en su natal Chiapas.

Fue así que, tras consultar el punto con el Prof. Rodríguez, Evelia me preguntó un buen día a inicios de 1967, si tendría yo algún interés en asumir la dirección de "su" coro de la Co. 20 de Noviembre. Mi respuesta inmediata, espontánea, fue: "Pero claro, me interesa mucho". Se consultó con el Pbro. Samuel Trujillo, quien tenía a su cargo a mencionada congregación y él aceptó de inmediato.


     Contaba yo con 16 años de edad, cuando asumí, con enorme alegría, la conducción del Coro "Horeb". Estaba integrado por miembros de la congregación, ninguno de ellos músico o estudiante de música, sino que se desempeñaban como médicos, profesores, empleados de librerías, contadores públicos, joyeros, etc.

Para mí, esa oportunidad tenía un tremendo significado, pues me imponía el reto de configurar un grupo que pudiera abordar obras de la literatura coral sacra, para complementar los cultos dominicales en los que, semana a semana, participábamos. 


     Por entonces, salvo estudios muy esporádicos de música, yo apenas empezaba el estudio formal de la música, abordando asignaturas como armonía, solfeo, historia de la música, dirección coral, piano, canto, etc.


     Por esa misma época, fui aceptado en la Escuela Nacional Preparatorio no. 6, de Coyoacán, por lo que durante los años 1967-1969, estudié, de manera simultánea, la preparatoria y la música sacra. 


     Mis horarios de actividades semanales era: de martes a sábado, de la 8 a las 13 h: en el Departamento de Música Sacra (en Coyoacán); de lunes a viernes, de las 16 a las 22 h: en la preparatoria. Los sábados por la tarde me trasladaba hasta la Col. 20 de Noviembre, para ensayar con el coro de las 17 a las 19 h. Los domingos, atendía mis responsabilidades en los diferentes servicios religiosos: a las 10 h: la Escuela Dominical, donde daba clases de Biblia; a las 11:30: en el Culto Dominical, donde acompañaba al piano los himnos y dirigía las participaciones del coro. A las 16 h: la Reunión de los Jóvenes; de 17 a 19: ensayo del coro; a las 19:30: servicio religioso nocturno. Después de eso, regresaba yo a Coyoacán, para preparar las actividades de la siguiente semana.


     Por los servicios que brindaba a esa Congregación semana tras semana, me pagaban $50.00 (cincuenta pesos m.n.) mensuales. 


     Tras meses de intensos y emotivos ensayos, el 28 de agosto de 1967 pudimos presentar lo que para mí constituyó el primer concierto que dirigía en la Ciudad de México, en este caso, con el Coro "Horeb".

     

     No he terminado, ni creo terminar nunca, de agradecer la grandiosa oportunidad, forjadora de mi carrera, de haber dirigido tres años ese simpático y entusiasta ensamble coral, años en los que, en todo momento, conté con el apoyo decidido del Pastor, Pbro. Samuel Trujillo (qepd), y de las autoridades de la congregación, pero en especial, del apoyo brindado por los integrantes del coro quienes, a pesar de mi notoria juventud, siempre respetaron a cabalidad todas mis instrucciones musicales y organizacionales que les di. A todos ellos, mi sentida gratitud y mejores deseos para sus vidas!


    Comparto esta foto de ese concierto, tomada por quien entonces era mi colega en el Departamento de Música del Seminario, el oaxaqueño Israel Rivera Pérez (qepd), cuyo desempeño de entonces fue mi guía en repetidas ocasiones. Y, desde luego, a la soprano Evelia Barrios, cuya recomendación hizo encaminar mis pasos hacia la conducción del Coro "Horeb". 

                                                    La soprano chiapaneca Evelia Barrios.
 

lunes, 30 de agosto de 2021

Siegfried MATTHUS (1934-2021)

 


   Conocí al compositor musical alemán SIEGFRIED MATTHUS hacia finales del mes de octubre de 1984. El compositor mexicano MANUEL ENRÍQUEZ (1926-1994) había organizado en su casa una cena en honor de Matthus, quien se encontraba en México con motivo del Foro Internacional de Música Nueva, que recién se había celebrado en la Ciudad de México bajo la dirección artística de Enríquez.
Estuvieron presentes en esa reunión la esposa de Enríquez, Susana, así como la soprano Margarita Pruneda, la mezzosoprano Adriana Díaz de León, el crítico José Antonio Alcaraz, el escritor Juan Villoro. Villoro tenía poco tiempo de haber regresado a México tras una estancia en Berlín Oriental, donde fungió como Agregado Cultural de México. Por su intermediación, Matthus pudo presentarse y presentar su obra en México.
   En una breve conversación que tuve con Matthus en dicha ocasión, le comenté que apenas un par de semanas antes había yo renunciado a la Dirección Artística de la ORQUESTA SINFÓNICA NACIONAL de MÉXICO y que unos días después (el 2 de noviembre, 1984), emprendería yo el vuelo a Alemania, en búsqueda de nuevos derroteros.
   En enero de 1985, al no tener programada ninguna actividad musical para el siguiente mes de febrero, me inscribí en la Alianza Francesa, de París, para tomar un curso intensivo de francés (4 ó 5 horas diarias) durante ese mes. El penúltimo día del curso, recibí una llamada de Don Víctor Balvanera, a la sazón Agregado Cultural de México en Berlín Oriental. Había yo conocido a Balvanera un par de años antes en Polonia, donde se desempeñó con éxito en un puesto similar. Por la intermediación de Balvanera, había yo logrado algunas presentaciones como director sinfónico en Polonia: con el Coro y la Orquesta de la Radio Nacional Polaca de Cracovia (Brahms: Un Réquiem Alemán), concierto con obras de autoría mexicana con la Sinfónica de Lodz, miembro del jurado en el Concurso Nacional de Canto dedicado a la producción vocal de compositores mexicanos ( en coordinación con el Conservatorio Superior de Varsovia y la Universidad de Varsovia), etc.
   Balvanera, a finales de febrero, 1085, tenía urgencia de hablar conmigo: había recibido la solicitud de la Orquesta Estatal de Weimar (Staatskapelle Weimar) para que yo fuera a dirigirla la siguiente semana, reemplazando al director originalmente programado, que había logrado escapar de Alemania Oriental hacia Alemania Occidental. Pregunté a Balvanera si él sabía cómo es que la administración de la orquesta de Weimar sabía de mi existencia.
   Resulta, me dijo Balvanera, que justo cuando el director programado huyó de Alemania Oriental, estaba en Weimar Siegfired Matthus, trabajando en unos proyectos con esa orquesta. Matthus, al enterarse, les comentó de mí, dijo que yo le había comentado unos meses antes que estaría en Alemania buscando nuevos derroteros. "Comuníquense a la Embajada de México en Berlín, ellos podrán localizar a Cárdenas", les dijo Matthus. Es menester precisar aquí que Matthus sólo me conocía por esa conversación en casa de Enríquez y por lo que Enríquez le había contado de mí.
   Pues gracias a esa intermediación generosa de Matthus ante la administración de Weimar, fue que yo llegué a dirigir su legendaria orquesta, con la que mantuve durante varios años consecutivos una espléndida colaboración artística, que incluyó en 1993 una gira por México de su orquesta de cámara, la Orquesta de Cámara de Turingia.
   Hoy he recibido la noticia, que me ha compartido mi querida amiga Ortrun Egelkraut, de Berlín, del sensible fallecimiento de Matthus. Gracias a Ortrun conocí el hermoso Castillo de Rheinsberg, donde Matthus fundó una compañía de ópera para impulsar las carreras de cantantes jóvenes; tengo entendido que algunos jóvenes mexicanos han logrado participar en las temporadas de ópera de Rheinsberg. Ortrun y su esposo Klaus, me invitaron hace un par de años a una excelente función de "Cosí fan tutte" (Mozart), en las instalaciones de ese castillo barroco.
   De manera póstuma, hoy rindo homenaje al notable compositor alemán SIEGFRIED MATTHUS, agradeciendo su exitosa y generosa intervención ante la magnífica Orquesta Estatal de Weimar, lo cual hizo posible mi participación en sus temporadas de conciertos por varios años consecutivos.
   En el sitio 
https://www.youtube.com/watch?v=_iUZdNxE9Ag&t=53s 
se puede escuchar unos de los "frutos" de esas colaboraciones: la Sinfonía no. 4, de Mahler, que expusimos en 1989 en el Teatro Nacional de Weimar.
Descanse en paz, Siegfried Matthus.

PD.- Comparto el comunicado sobre el fallecimiento de Matthus:


Musikkultur Rheinsberg gGmbH (Cultura Musical de Rheinsberg, SdRL) se entristeció al recibir la noticia de la muerte del compositor Prof. Siegfried Matthus (1934-2021).

   Siegfried Matthus fue uno de los compositores más conocidos y más interpretados de la antigua RDA, cuyas obras también encontraron un gran reconocimiento internacional y se interpretaron en todo el mundo. Como fundador y director durante mucho tiempo de la Ópera de Cámara del Castillo de Rheinsberg, también tuvo una influencia artística decisiva en el destino del Festival de Ópera de Rheinsberg durante más de dos décadas. Según su familia, se durmió plácidamente el 27 de agosto después de una larga enfermedad. Matthew tenía 87 años.

   Siegfried Matthus ‘Œvre comprende 14 óperas, más de 60 grandes obras orquestales, también arregló numerosas obras de música de cámara y composiciones vocales, escenas de ballet y música de cine. Fue miembro de la Academia de las Artes de Berlín, la Academia de Bellas Artes de Baviera en Munich y el Presidium del Instituto Goethe. En 1998 recibió el premio de la Asociación de Críticos Alemanes: "Siegfried Matthus logra la hazaña de adaptarse a los hábitos de escucha comunes sin caer en compromisos o clichés".

   El 8 de septiembre de 1990, fundó el festival internacional de jóvenes cantantes de ópera “Kammeroper Schloss Rheinsberg” en Rheinsberg, Brandenburg, que dirigió hasta 2014. En 1991, la historia de éxito del festival comenzó con la ópera de Matthus "El sabio del amor y la muerte del Cornet Christoph Rilke". El 30 de diciembre de 1999, Matthus pudo inaugurar festivamente el reconstruido teatro del palacio con el estreno mundial de su ópera "Kronprinz Friedrich", que fue escrita especialmente para la ocasión, y así dar un paso importante hacia su sueño de revivir el antiguo. "Corte de las Musas" de los príncipes de Prusia Friedrich y Heinrich. Hasta el día de hoy, jóvenes cantantes de todo el mundo se postulan anualmente para participar en los numerosos conciertos, clases magistrales y representaciones de ópera. “La estructura de un festival de ópera creado por Siegfried Matthus tiene la idea actuaciones profesionales en el contexto histórico del conjunto del castillo de Rheinsberg con la formación continua de jóvenes solistas, probada con éxito y dando a la idea del festival un punto de venta único en la serie de festivales internacionales, que es particularmente valorada por muchos visitantes ", como el profesor Georg Quander , destacó el director artístico de Cultura Musical.

   Por sus servicios a la ciudad, Siegfried Matthus fue nombrado ciudadano honorario de la ciudad de Rheinsberg. Otros premios, como la Gran Cruz al Mérito de la República Federal de Alemania, honraron su labor artística y su compromiso cultural y político.



domingo, 22 de agosto de 2021

El 16 de agosto de 1979 en Xalapa, Ver (México).



Las fotos datan del 16 de agosto de 1979 (crédito a quien corresponda). Fueron tomadas durante el concierto que la ORQUESTA SINFÓNICA NACIONAL  (OSN) de MÉXICO, brindó en el Teatro del Estado, de Xalapa, Veracruz (México). El concierto se ofreció a invitación de la Universidad Veracruzana para festejar un aniversario más de la ORQUESTA SINFÓNICA DE XALAPA (OSX), que iniciara actividades el 21 de agosto de 1929, en el antiguo Teatro Lerdo, de la capital veracruzana.


El programa incluyó la Sinfonía no. 6, "Patética", de CHAIKOVSKI y la Sinfonía no. 7, en Lamayor, de BEETHOVEN, obras que la OSN expuso con tremenda fuerza expresiva.


Como dato curioso mencionaré que tras haber cenado al término del exitoso concierto, el entonces Rector de la Universidad Veracruzana, Roberto Bravo Garzón, me invitó al Bar Nazdrowie. Estaban ahí varios integrantes de la orquesta xalapeña y de la OSN. En cierto momento, Bravo Garzón me ofreció la dirección titular de la OSX, lo cual ,si bien lo entendí como un halago y reconocimiento a mi persona, me sorprendió mucho. Bravo Garzón me ofrecía el apoyo total para darle tremendo impulso a la orquesta xalapeña. Agradecí de corazón a Bravo Garzón tan tremenda distinción, subrayando que mi lealtad estaba de manera total con la OSN, cuya Dirección Artística había yo asumido apenas en el mes de mayo anterior. Mencioné que de manera alguna me permitiría yo fallarle a la confianza que el INBA había depositado en mí. Desde luego que ofrecí a Bravo Garzón mi disposición a colaborar con la OSX en lo subsecuente, rogando que no se fuera a malinterpretar mi declinación de su fantástico ofrecimiento.

viernes, 6 de agosto de 2021

SERGIO CÁRDENAS: Semblanza del compositor musical.

  


                                         SERGIO CÁRDENAS                                            
Semblanza del compositor. 

Nombre completo: Sergio Ismael Cárdenas Tamez.    

Nacido el 17 de junio de 1951 en Cd. Victoria, Tam.


E
xperiencia Artística y Académica: Director Artístico de: Sinfónica de la Universidad de Música “Mozarteum”, de Salzburgo, Austria (1975-1979); Sinfónica Nacional de México (1979 a 1984); Sinfónica de Hof, Alemania (1985-1989); Filarmónica de Querétaro (1986-1997); Sinfónica de El Cairo, Egipto (2003- 2004); Sinfónica “Estanislao Mejía” de la Facultad de Música-UNAM (desde 2005); Sinfónica de la Escuela Superior de Música-INBAL (2016-2017); orquesta de cámara Consortium Sonorus (desde febrero, 2016). En la FaM-UNAM, responsable de la Cátedra de Música de Cámara.  


   “...apenas se imagina uno que la poesía se pueda convertir en sonido de una manera más consistente que la que aquí se reseña.”, fueron las palabras con las que el crítico alemán Benjamín Wron concluyó su reseña del concierto dirigido por Sergio Cárdenas en el que sorprendió al público como compositor del ciclo “Oigo latir la luz”, para barítono, clarinete, viola y contrabajo, basado en siete poemas del Premio Nobel de Literatura, Octavio Paz; el señor Wron equiparó ese ciclo con el emblemático “Winterreise” (Jornada de Invierno), de F. Schubert. Era enero del año 2001, en Nürnberg, Alemania. 

   En efecto: la música de este compositor mexicano se manifiesta, a la vez, con una dulzura cantable y con fuerza rítmica, transmitiendo ora un recogimiento nostálgico, ora una enérgica ternura, ora una contundencia cautivadora. La autonomía orgánica con la que se desplaza nos comparte una música que bien podemos llamar inteligente, aunque no cerebral.
   Cárdenas se corrobora una y otra vez como un compositor de consumado oficio, que se desplaza “como en casa” en cualquiera de las formas o estilos musicales de antaño y hogaño, proveyendo a su obra de una iridiscencia sutil, brillante y seductora. Esta admirable capacidad composicional le ha permitido la creación de obras monumentales como “BEETHOVEN VISITA MÉXICO”, que compuso por encargo del Festival Internacional Cervantino, o el ya mencionado fino ciclo sobre poemas pacianos compuesto para el Festival SchauplatzMuseum, de la capital alemana. Y qué decir de su deslumbrante obra “THE FLOWER IS A KEY (A rap for Mozart)”, compuesta por encargo de los célebres 12 Violonchelistas de la Filarmónica de Berlín, basada en un poema del guanajuatense Dyma Ezban. La disquera EMIClassics eligió a esta pieza como “el punto culminante” del disco compacto grabado por los violonchelistas berlineses con la asombrosa participación de Sir Simon Rattle como rapero.
   Otros estrenos mundiales o continentales relevantes, son: THE FLOWER IS A KEY (para orquesta de cuerdas), Sinfónica del Vallès, Palau de la Música. Barcelona, España, el 22 de septiembre de 2012; PEQUEÑA MÚSICA DE INICIACIÓN (violín y violonchelo), el 28 de noviembre, 2012, Sala Xochipilli, FaM-UNAM; THE FLOWER IS A KEY (12 Violonchelos), 11 de julio de 2013,, Universidad de Stellenbosch, Sudáfrica; HUAPANGOS (sinfónico), el 25 de julio, 2013, Konzerthaus, Berlín, Alemania; MONÓLOGOS CON LAS ESTRELLAS (para quinteto de cuerdas), el 14 de noviembre, 2015, en la Sala Cantoral, CdMx; SOLO E PENSOSO, para coro masculino y cuerdas, el 20 de febrero de 2016 en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes (CdMx); ÁRBOL ADENTRO (coro mixto a capella), el 23 de abril de 2016 en la Universidad de Bonn, Alemania; fantasía sobre GRATIA PLENA (M. Talavera) y versión sinfónica de THE FLOWER IS A KEY, en la Konzerthaus, de Berlín, Alemania, el 2 de septiembre de 2016; THE FLOWER IS A KEY, para dos pianos y rapero, el 25 de julio, 2017, en el Festival MusiAlp, de Tignes, Francia. THE FLOWER IS A KEY se expuso en su versión sinfónica el 27 de enero de 2019, en Erlangen, Alemania; y el 23 de noviembre de 2019, en su versión para dos pianos, en la Sala Hermilo Novelo del Centro Cultural Ollin Yoliztli, CdMx. 

   En el periodo 2003-2005, Cárdenas fue Miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte, del Gobierno de México.

   El catálogo actual de Cárdenas cuenta hoy 128 obras, de las cuales 57 se han estrenado mundialmente en México; 27 en Alemania y otras 4 en diversos países.

   La poderosa elocuencia de la música de Sergio Cárdenas ha provocado en no pocos oyentes una embriaguez beatífica, una euforia en el arrobamiento, una sensación de alma telúrica que cautiva y transporta, que seduce, conmueve y entusiasma. 





(Stand: agosto, 2021).